Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
EFE
El independentista catalán Carles Puigdemont lamentó este martes el aplazamiento de la sesión del Parlamento regional en la que se debería haber debatido su investidura como presidente del Gobierno autonómico y advirtió de que no hay "ningún otro candidato posible".

Después de guardar silencio durante todo el día, Puigdemont difundió a través de las redes sociales un mensaje grabado en el que dice haber constatado que "lamentablemente" el presidente del Parlamento regional, Roger Torrent, optó por aplazar el pleno, una decisión que no comparte, pero que "respeta".

Torrent (ERC, republicanos de izquierdas independentistas) aplazó sin fecha el debate de investidura -previsto para este martes- hasta que se cumplan "las garantías democráticas" para la elección, según argumentó.

En un auto dictado el sábado, el Tribunal Constitucional (TC) había suspendido cautelarmente la investidura si el candidato no está presente y no cuenta con un permiso judicial para ello, ya que sobre él pesa una orden de detención en España.

En una comparecencia ante los medios, Torrent argumentó que el aplazamiento permite "dar tiempo" a que el TC resuelva todas las alegaciones a la decisión de impedir una investidura a distancia de Puigdemont.

El anuncio provocó un cruce de reproches entre los dos principales partidos independentistas, Junts per Catalunya (JxCat), que encabeza el expresidente catalán, y que optaba por la celebración del pleno, y ERC, la formación a la que pertenece Torrent.

En este contexto, Puigdemont se dirigió en su mensaje al soberanismo para no perder la "unidad", que es, recalcó, "lo que sueñan los que nos quieren en prisión o en el exilio por años", en alusión al Gobierno español.

Destacó que hoy contaba con "68 diputados independentistas" que le habrían votado en el pleno de investidura y que eran "la garantía democrática" para su celebración, al tiempo que remarcó que "no hay ningún otro candidato posible" para la presidencia del Gobierno regional.

"La democracia ni se aplaza ni se suspende", dijo y advirtió de que aceptar que "se dicten presidencias desde Madrid" sería "hipotecar para siempre los resultados electorales" en Cataluña.

Incidió en que hoy Cataluña, a través del pleno de investidura aplazado, "tenía la oportunidad de empezar a construir el país que los ciudadanos quieren".

Puigdemont, que huyó a Bélgica a finales de octubre de 2017 tras liderar la declaración unilateral de independencia, está imputado por la Justicia española por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación, entre otros.

El Ejecutivo español lo destituyó el 27 de octubre pasado y a todo su gobierno después de que el anterior Parlamento catalán aprobara un declaración a favor de la independencia unilateral.

En las elecciones del pasado 21 de diciembre, convocadas por el Gobierno de Mariano Rajoy para devolver la estabilidad institucional a Cataluña, la lista de Puigdemont fue la segunda más votada, por detrás de los liberales de Ciudadanos, formación que apoya la unidad de España.

Ciudadanos ganó en número de votos, pero las tres fuerzas independentistas (JxCat, ERC y radicales de la CUP) suman 70 escaños, por encima de la mayoría absoluta, que está fijada en 68, por lo que mantienen el control del Parlamento regional.

7/TENDENCIAS/carousel