Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Lidia Mamani /La Paz
Los ingresos por la exportación de gas natural  subieron en 2017 en un 8% con relación a 2016. Mientras que la inversión en la cadena de hidrocarburos disminuyeron en 33,45%, de acuerdo con el presidente Evo Morales durante su informe del 22 de enero.

En los cuadros que expuso el mandatario,  detalló que el año pasado la renta petrolera alcanzó 1.912 millones de dólares, superior a los 1.755 millones de dólares logrados en 2016 (ver gráfica 1).

“La renta petrolera sólo en el año 2011 alcanzó 2.970 millones de dólares, pero en el periodo 1994-2005 se acumuló 2.962 millones, eso es  por la lucha del pueblo y la nacionalización de los hidrocarburos”, afirmó el presidente Morales durante su mensaje ante el pleno de la Asamblea Legislativa.

Según el Presidente, los bajos recursos obtenidos  en 2016 fueron por la caída del precio internacional del petróleo, pero a partir de 2017 nuevamente comenzaron a subir y para este año se espera que aumente por el alza del crudo que está por encima de 50 dólares el barril.

Pese a la mejora, el monto alcanzado es similar a la de 2008, cuando los  ingresos estaban  por encima de 2.130 millones de dólares.

A fines de diciembre pasado, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, calculó que el país percibirá alrededor de 2.000 millones de dólares, por la  mejora del precio internacional del petróleo,  la exportación de gas licuado de petróleo  (GLP) y la venta de  úrea.

Las inversiones

Asimismo, las inversiones que destinaron YPFB Casa Matriz, las subsidiarias y las operadoras privadas,  para la cadena de hidrocarburos disminuyeron de 1.441 millones de dólares, registrados durante 2016, a 959 millones de dólares, en 2017 (ver info 2).

“La inversión  en 2017 fue 959 millones de dólares, con algunas  denuncias falsas lamentablemente nos hemos perjudicado. No quiero recordarles ni nos vamos a amargar,  vamos a continuar garantizando una mayor inversión en hidrocarburos”, anunció.

Incluso dijo que para este 2018 se tiene  programado una inversión de 1.500 millones de dólares.

En enero de 2017, YPFB anunció que  programó una inversión de 1.875 millones de dólares, con principal énfasis en industrialización, desarrollo y exploración.

Para el exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, las inversiones en 2017 fueron menores debido a que YPFB redujo sus proyectos por falta de recursos a causa de los bajos precios del petróleo  y los menores volúmenes durante 2017. El sector privado también redujo sus inversiones en el upstream.

“En resumen los precios externos y volúmenes de gas nos golpean muy fuerte y no hemos diversificado aún. Crucemos los dedos porque los precios del petróleo se mantengan arriba de los 60 dólares en  este 2018”, consideró.

Sobre la renta de gas, mencionó que subió  por la recuperación de los precios  de  exportación a Argentina y Brasil, que en 2016 estuvieron en su punto más bajo.

Asimismo en 2017, los promedios de volúmenes de exportaciones disminuyeron con respecto a 2016 por la menor demanda de Brasil y la venta  de GLP fue mínima. “Es decir que la anunciada industrialización y construcción de plantas aún no muestran resultados con nuevas exportaciones. Seguimos dependiendo del gas natural y con reservas en declinación” concluyó el exministro.

Punto de vista

Hugo Del Granado Experto en hidrocarburos

“ La ejecución sólo alcanzó al 51%”

De acuerdo con el informe de la audiencia pública de rendición de cuentas,  realizado por el Ministro de Hidrocarburos en enero de 2017, la inversión total programada para 2017 debió ser  1.874,7 millones de dólares, al haberse invertido sólo 959 millones de dólares, significa que la ejecución de la inversión fue el 51%, es decir que fue la más baja de los 12 años de gobierno del MAS.

Como la mayor parte de la inversión programada tenía que ejecutar YPFB (las empresas privadas tenían que invertir sólo 344 millones de dólares), es una señal de la parálisis de actividades en YPFB debido al cambio de su presidente (Guillermo Achá) en    junio pasado por las denuncias de corrupción por el caso de taladros y la  revisión de todos los procesos de contratación.

La actividad exploratoria, que tenía que ser el mayor rubro de inversión durante el año (692,2 millones de dólares), fue prácticamente abandonada como lo muestran los resultados alcanzados.

En el caso de la  renta petrolera del país cae junto con los precios del petróleo en el mercado internacional desde 2014 y la recuperación que se observa el 2017, es por el alza de la cotización desde enero de 2016 a raíz de los cortes de producción decididos por la OPEP y por el no  incremento de la producción o exportación.

Los precios del crudo durante el 2017 han subido en 40% y la renta petrolera boliviana sólo en 9%, porque los volúmenes exportados han sido menores que en 2016, por nominaciones más bajas de Brasil y por menor producción.  Pero además, para incrementar la renta del país tenía que exportarse otros productos como GLP, LNG y úrea, lo que no sucedió el anterior año. En conclusión,  la renta petrolera de los últimos años fue únicamente por el extraordinario ciclo de precios altos de los hidrocarburos y no por la nacionalización.