Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Beatriz Layme  / La Paz
Organizaciones sociales afines al MAS pusieron en marcha una  estrategia: “dividir” a la Central Obrera Bolivia (COB),  que convocó a un paro general, hasta lograr la abrogación del Código del Sistema Penal y el respeto del voto del 21 de febrero de 2016, cuando el 51,3% del electorado dijo No a la reelección. 

La Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), conformada por sectores sociales devotos del MAS,   desconocieron a  Guido Mitma como secretario ejecutivo de la COB. 

Similar medida asumió un bloque de dirigentes mineros, petroleros y campesinos,  con el argumento  de que el dirigente tiene  “un afán conspirativo que busca desestabilizar el proceso de cambio y al gobierno del presidente Morales”, dijo el líder de la Central Obrera Departamental de Santa Cruz, Rolando Borda, quien en 2014 fue candidato a gobernador por el MAS.

Elías Colque, dirigente de la empresa minera de Huanuni, afirmó que Mitma no representa al sector minero. “La COB no está manejada orgánicamente, sino son posiciones personales, no podemos permitir como Huanuni que se hable de la abrogación, varias instituciones están a favor de hacer conocer”, dijo Colque.

Para consumar el desconocimiento de  Mitma un bloque del Comité Ejecutivo de la COB convocó ayer al XVII Congreso Nacional Ordinario del ente matriz, para el 19 de febrero, con el fin de  elegir a su nuevo ejecutivo (Mitma cumple su mandato este mes).

Dirigentes críticos al Gobierno dicen  que  la “estrategia de división” no surtirá efecto en la COB porque el rechazo contra el Código y el pedido al respeto al 21F no es de una organización, sino de diferentes sectores ciudadanos. 

En 2011, cuando la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) marcharon en contra de la construcción de la carretera por medio del TIPNIS, el Gobierno conformó organizaciones paralelas.

Desconoció a Adolfo Chávez y posesionó en la CIDOB a Melva Hurtado. Mientras que en  Conamaq, ignoró el nombramiento de Félix Becerra y designó a Hilarión  Mamani. 

El dirigente cocalero del Trópico de Cochabamba, Leonardo Loza, afirmó ayer “que es falso que el MAS vaya a intervenir la COB”. “Yo siento que el Mitma habló a título personal, ahora lo que diga Mitma no tiene validez, autoridad, ni representatividad”, manifestó. 

Dirigentes del magisterio urbano de La Paz advirtieron  que no iniciarán  labores escolares, previstas para el 5 de febrero,  si el Gobierno no atiende la demanda de sectores. “Nos estamos plegando a la huelga general, se masificará la movilización. El martes estaremos en un paro contundente”, dijo un dirigente.  

Punto de vista

Erika Brockmann Analista política
Movilizaciones no son de la COB, son de otros actores

La contraofensiva es utilizada como un arma, pues mueve todos los recursos y las bases sociales para dividir a otras. Entonces, van a recurrir a cualquier tipo de medida o acción para restarle credibilidad a Guido Mitma o a quien sea. La contraofensiva es muy fuerte de las organizaciones sociales afines  al MAS, ya sea por devoción o por prebenda.

La COB  tiene un valor simbólico, más que cuantitativo, en este momento. El proletariado en este momento, propiamente dicho el asalariado, no es pues significativo, ya no está siendo movilizado como en el pasado. El peso de la COB misma ha bajado.

Ahora Guido Mitma independientemente sea o no de la COB va a jugar un rol importante en el Consejo de Defensa de la Democracia, se le reconocerá algún papel. Ahora, la COB será dividida como ha sucedido con la CIDOB, Conamaq, pero eso no le quita a Mitma tener que jugar un rol importante porque ya se posesionó como una figura referencial que puede ser parte de movilizaciones ciudadanas. Las movilizaciones ciudadanas no dependen de la COB, hay otros tipos de actores que están siendo, que están aglutinando grupos importantes de ciudadanos.

Ahora, las movilizaciones tienen que estar sostenidas y que no se agoten en el capricho. Pero el Gobierno también tiene que entender que no son afanes de desestabilizadores.