Tarija - El Senamhi no descarta desborde del Pilcomayo

Durante los últimos tres días se registró un ascenso del río Pilcomayo, pero la crecida del afluente no sobrepasó los niveles de seguridad, según reportó el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), sin embargo no descartan un posible desborde, por lo que piden a las autoridades y población estar pendientes de la alerta que puedan emitir como institución, toda vez que las precipitaciones pluviales todavía serán intensas, principalmente en las cabeceras.


Los datos de esa institución muestran que el 22 de enero en la estación de Villa Montes la altura alcanzada fue de 3,37 metros, el nivel de seguridad en esa zona es de cinco. Lo mismo ocurrió en el puente Aruma que está en el Municipio de Entre Ríos, el agua se elevó a 7,11 metros donde el nivel de seguridad es de nueve. En Chuquiago, que es un río monitoreado en la parte de Potosí porque es un afluente del Pilcomayo, su altura llegó a 1,57 metros, cuando el nivel de seguridad es dos.

El pronóstico para el 24 de enero es que en horas de la madrugada se tengan precipitaciones fuertes. Eso también hará que se presenten crecidas en los principales ríos de Tarija.

El director del Senamhi, Víctor Carrillo, indicó que febrero es el mes que presenta mayores problemas con los niveles de ríos, toda vez que en ese periodo se tuvo las crecidas históricas más importantes durante los últimos años.

“Es muy poco probable que se sobrepase los niveles de seguridad pero no se puede descartar ese tipo de fenómenos, debido a las precipitaciones que podrían ocurrir-comentó el funcionario- los últimos niveles de crecida que hemos tenido, hicieron que en la parte de Paraguay y Argentina tengan problemas, en especial para el sector ganadero y apicultores. Monitoreamos todos los días, recibimos reporte desde Potosí, en especial la cuenca del Pilcomayo, que presenta demasiadas variaciones debido al comportamiento de las precipitaciones”. 

El capitán grande de la Organización de Capitanías Weenhayek de Tarija (Orcaweta), Moisés Sapiranda, manifestó que la crecida del río Pilcomayo les tomó por sorpresa, pero que no se desbordó, pero como las lluvias continuarán piden a las autoridades que les alerten si es que habrá un desborde. 

“Sabemos que nuestros hermanos de la banda fueron afectados por la crecida del río, pero gracias a Dios en el lado boliviano no ocurrió similar situación-comentó el dirigente- estamos preocupados por que las autoridades no nos dicen nada, no nos comunican, por lo menos para avisar a las familias para que estén pendientes si es que algo pasa”. 

El director de la Unidad de Riesgos de la Gobernación, Ember Montellanos, manifestó que también hacen un monitoreo del río Pilcomayo, pero que a la fecha no vieron ningún peligro de desborden, sin embargo dijo que se pondrán en contacto con funcionarios del Chaco que están encargados de esa labor. 

El funcionario explicó que con ya se consolidó el Gobierno Regional del Chaco, esa instancia debe atender a toda esa provincia en caso de alertas y si se diese algún desastre natural, como podría ocurrir con el río Pilcomayo.

Antecedente 

El año 2013, las constantes lluvias provocaron una inusual crecida del río Pilcomayo y su desborde. Ese fenómeno obligó al desalojo de unas 150 familias del pueblo Weenhayek en el Chaco boliviano.

El desborde del río Pilcomayo no sólo afecta a Bolivia. En el otro lado de la frontera, en Paraguay y Argentina, también hubo desastres para ese entonces. Aproximadamente, 5.000 personas quedaron aisladas en el noreste de Salta (Argentina), según el portal tn.com. Además, la crecida provocó cortes en el tráfico vehicular.

PIDEN PREVENIR PERO NO ALARMAR A LA POBLACIÓN

Víctor Carrillo

Es muy poco probable que se sobrepase los niveles de seguridad pero no se puede descartar ese tipo de fenómenos, debido a las precipitaciones que podrían ocurrir. Los últimos niveles de crecida que hemos tenido, hicieron que en la parte de Paraguay y Argentina tengan problemas, en especial los ganaderos y apicultores

Moisés Sapiranda

Sabemos que nuestros hermanos de la banda fueron afectados por la crecida del río, pero gracias a Dios en el lado boliviano no ocurrió similar situación. Estamos preocupados por que las autoridades no nos dicen nada, no nos comunican, por lo menos para avisar a las familias para que estén pendientes

Comparte
Síguenos en Facebook