Un mes antes de un ataque cardíaco, el organismo empieza a advertirte con estos 8 síntomas

Hay problemas de salud que revierten cierta gravedad. Entre ellos, sin duda, estarían los problemas cardíacos.

A veces simplemente con escuchar nuestro cuerpo podríamos evitar problemas de salud como es un ataque cardíaco.

Y es que, aunque no lo creas, un mes antes de que se produzca el organismo empieza a advertirte. Estos son los ocho síntomas que puedes notar.

Si estás en esta situación, acude a tu médico lo antes posible.

1. Cansancio


El cansancio es un problema que podemos notar con frecuencia sin que sea síntoma de algo tan grave. No obstante, debemos prestar atención a esto. Este síntoma como previo a un ataque cardíaco se da sobre todo en las mujeres.

Se observaría que es un tipo de cansancio que no está asociado con el ejercicio físico y tampoco con el esfuerzo mental. Además notaremos que aumenta al final del día.

Esto hace que hasta las tareas más sencillas supongan un verdadero esfuerzo.

2. Dolor abdominal

El dolor abdominal, sobre todo en la parte superior del abdomen, así como las náuseas aun con estómago vacío o la hinchazón estomacal se manifiestan días antes de sufrir un ataque cardiaco.

Esto es así porque el malestar estomacal está relacionado con un ataque cardíaco. Este tipo de dolor verás que se intensificaría en el caso de hacer actividad física.

3. Problemas de sueño


Los problemas de sueño también podrían estar relacionados con una dolencia cardíaca. Entre los síntomas de un mayor riesgo está el insomnio. Generalmente iría acompañado con ansiedad y mala concentración. Esto se suele dar más en mujeres.

Si tienes problemas del corazón, será más difícil quedarte dormida. Además, te despertarás por la noche sin motivo alguno.

4. Respiración agitada

La respiración agitada es otro de los síntomas que se dan uno o varios meses antes de que se produzca el ataque al corazón.

La mayoría de ocasiones va acompañado de mareos y falta de aliento.Esto es así porque este aspecto dificulta la respiración.

5. Caída del cabello


La caída de cabello acelerada está entre los síntomas previos a un paro cardíaco. Se da sobre todo en hombres, pero también puede presentarse en mujeres.

Además, hay que tener en cuenta que esta pérdida del pelo se relaciona con un alto nivel alto de cortisol. Cuando la caída está asociada a este problema cardíaco se suele dar en el área de la corona de la cabeza.

6. Ritmo cardíaco

El ritmo cardíaco interrumpido es otro síntoma que no debemos pasar por alto. En este caso es más propio de los hombres, mientras que en mujeres va acompañado de pánico y ansiedad.

Estos aparecen sin previo aviso y se puede manifestar de diferentes maneras, como arritmias o como taquicardia.

En caso de que se padezcan enfermedades como aterosclerosis, la taquicardia puede aparecer tras el ejercicio físico.

Por lo general, verás que estos síntomas duran de 1 a 2 minutos.
En el caso de que se prolonga durante más de 2 minutos, pueden aparecer los mareos y la sensación de debilidad.

7. Exceso de sudor


La sudoración excesiva, tanto de día como de noche, también es un síntoma relacionado con un ataque al corazón. Esta señal es más frecuente en el caso de las mujeres.

Hay que tener cuidado porque muchas mujeres se creen que son señales propias de la menopausia. No obstante, esto también se da entre hombres.

Se trata de un sudor frío y pegajoso, muy similar al que se tiene cuando nos resfriamos. Aparece independientemente de la temperatura o de la actividad física que la persona realice.

Esta sudoración es tan fuerte que, si nos acostamos, veremos como, por la mañana, las sábanas están húmedas.

8. Dolor en el pecho

Tanto el tipo como la intensidad del dolor en el pecho es muy distinto entre hombres y mujeres.

Por ejemplo, entre los hombres es un síntoma muy frecuente, pero en mujeres solo se observa este síntoma en un 30 % de los casos.

Este tipo de dolor en el pecho puede provenir de los brazos. Lo más habitual es que sea del izquierdo, aunque no siempre es así.

También es frecuente el dolor en la mandíbula inferior, la garganta, los hombros, el cuello y el estómago.

Comparte
Síguenos en Facebook