Argentina protesta contra los despidos

AFP y EFE
Miles de personas se manifestaron ayer en Buenos Aires en contra de lo que denuncian como una oleada de despidos en la administración pública, justo cuando deben comenzar las negociaciones de aumento salarial de este año en diversos sectores.

Con banderas, tambores y pancartas, los manifestantes convocados por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA, que agrupa a los empleados estatales) marcharon por poco más de un kilómetro, desde el Obelisco en la avenida 9 de Julio hasta la plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, sede de la presidencia.

“Ni un despido más, ni un trabajador menos” y “No al ajuste”, gritaron a su llegada a la plaza.

“Estamos peleando por la reincorporación de los trabajadores despedidos y sobre todo por el derecho a la salud de nuestro pueblo, que es en realidad por lo que vienen: tratando de tercerizar, de privatizar”, dijo Mirta, una empleada hospitalaria.

El Gobierno del presidente Mauricio Macri se ha propuesto reducir el tamaño del Estado, tanto por la cantidad de cargos como de organismos, y reducir el déficit fiscal proyectado en 3,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año.

El Gobierno sostiene que la mayor parte de los cesanteados han sido personas con contratos a término que no fueron renovados.

Según el privado Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, para 2016 había en Argentina cerca de 3,9 millones de trabajadores del sector público, tanto a nivel nacional como provincial y municipal, que representaban 18 por ciento de los ocupados.

OFICIALIZAN PRIMER AUMENTO PENSIONES

El Gobierno argentino oficializó ayer un aumento del 5,71 por ciento de las pensiones, el primero de los cuatro previstos para este año tras la polémica reforma aprobada en diciembre pese al fuerte rechazo social y los disturbios ocurridos ante las puertas del Congreso.

A través de una resolución publicada en el Boletín Oficial con la firma del secretario de Seguridad Social, Juan Carlos Paulucci, se estableció la subida, que se aplicará a partir de marzo.

La norma afecta a las personas que cobran pensiones no contributivas y a las que reciben asignaciones familiares, entre otras, y fue aprobada pese a las fuertes críticas de la oposición.

Comparte
Síguenos en Facebook