Carla estuvo en coma cuando fue dejada dentro de la bóveda

Pamela Pomacahua  / La Paz
Carla Bellot fue golpeada por los hermanos  Eliot e Israel León y Renzo Cáceres (esposo de Mikaela León)  y quedó en coma. Luego, aún con vida, fue llevada a la bóveda del río Orkojahuira, donde agonizó, según reveló el Ministerio Público.


“Carla fue objeto de golpes.  Posteriormente, el cuerpo es trasladado al cuarto donde estaba Jesús y  luego ingresa Eliot, quien vuelve a vejarla. El señor Jesús, al percatarse de esto, despierta y procede a defenderla. Israel (León) ingresa con una barra metálica de construcción y le propina dos golpes”, declaró el fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco. El representante agregó que la barra de metal tiene un largo de 70 centímetros y un diámetro de cinco.  “Al primer golpe (Jesús) atina a ver quién lo agredió y en el segundo (golpe) cae Jesús al suelo”, agregó. Los acusados sacan el cuerpo de Carla.

Blanco agregó  que la joven recuperó por unos instantes la conciencia e intentó huir por la ventana.

Sin embargo,  la volvieron a golpear hasta dejarla inconsciente.

“Se ha podido determinar que el cuerpo de Carla no presentaba rigidez cadavérica, en cambio el cuerpo de Jesús sí presentaba rigidez cadavérica. Incluso Renzo (Cáceres) se sentó encima del cuerpo y lo golpearon para meterlo al yute”, añadió ante los periodistas el representante del Ministerio Público.

Blanco considera que Carla no falleció en ese momento porque no tiene lesiones de esas características. “Presenta un edema y una lesión cerebral con hemorragia interna  y (eso) nos hace presumir que Carla estaba en estado de coma y Jesús ya había perdido la vida”, informó.

El jueves y viernes de la pasada semana se realizó la reconstrucción de la muerte de Carla Bellot y Jesús Cañisaire, que murieron a manos de los hermanos León el 1 de enero. La pareja fue encontrada en el río Orkhojawira después de 19 días de estar como desaparecidos.

Tras la reconstrucción de los hechos, otro detalle que se dio a conocer por parte de Blanco fue que Cañisaire clamó por su vida y la de su pareja para que no los asesinen. Incluso entregó su tarjeta de débito.

“Por declaración de los imputados, (Jesús) prácticamente habría pedido que no le quiten la vida, al extremo de haber señalado ‘aquí está mi tarjeta de débito, por favor hermanitos saquen el dinero que quieran, no me hagan nada’”, relató el fiscal en una conferencia de prensa después de concluir la reconstrucción.

Después de esto es posible que las mujeres buscaran un cajero automático para intentar sacar  el dinero; pero más allá de ese resultado, Jesús fue asesinado y varias horas después su enamorada corrió la misma suerte.

Comparte
Síguenos en Facebook