Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Con la mirada fija y los ojos llorosos, Cecilia observaba cómo los rescatistas sacaban en un bote de madera víveres y algunas cosas de su vivienda que quedó sumergida en agua y lodo. Dos de sus mascotas lograron salir con vida y ella las recibió como si fueran sus propios hijos.

Un panorama desolador vive el municipio de Vinto, desde ayer, donde más de 200 personas atraviesan la peor tragedia de sus vidas. El agua lo cubrió todo, mató animales, destruyó electrodomésticos y arrasó con cultivos agrícolas. La persistente lluvia de ayer y hoy fue la causante del caos que se vive en el lugar.

“La heladera está flotando por ahí y todos los muebles ya no sirven. Yo vine hace un mes de La Paz para vivir aquí con mi madre de 80 años que tiene presión alta y necesita vivir en Cochabamba pero la desgracia nos ha agarrado. En dos viajes hemos traído nuestras cosas de La Paz y ahora todo lo hemos perdido. Mi madre no sabe nada y no quiero que se muera”, contó Cecilia aguantando el llanto.

En otro sector de la zona afectada, dos jóvenes nadaban sobre una de las calles de tierra que quedó completamente cubierta por el agua. “Fuimos a ver si había personas en una de las casas, tenemos que estar seguros de que todos queden a salvo”, dijo Mario Terrazas, un vecino de Vinto que desde ayer colabora a personas damnificadas.

Mientras todo esto sucedía, un grupo de mujeres preparaba una olla común de comida para que las personas que fueron evacuadas ayer de sus domicilios, tengan por lo menos el alimento necesario para subsistir un día más.

En medio del panorama devastador, autoridades municipales y departamentales llegaron a la zona con víveres, maquinaria y bombas de agua para retirar los miles de litros de agua cubren viviendas e incluso granjas de animales.

“La situación es muy difícil, he venido a sacar las cosas de mis hijos y mi mujer pero es muy peligroso entrar. Hemos logrado sacar unas cuantas televisiones y algo de ropa (...). Hemos perdido mucha plata con todo lo que teníamos. Yo estaba en Sucre y me llamaron mis familiares desesperados. Lo único que les pedí es que salgan de la casa por su vida”, relató Oscar Alizar, vecino afectado.

Miembros de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación y Defensa Civil, desplazados en botes que eran impulsados por remos de madera, recorrían las casas inundadas en busca de animales y cosas de valor que podían ser rescatadas.  

Danny Nogales, piloto vinteño que representó al país durante tres años en Dakar, estuvo presente en lugar apoyando con bombas y otras labores que permitan retirar el agua lo más rápido posible pues existen muchas probabilidades de que la lluvia continúe y se incremente en los próximos días.

“Estamos acá para ayudarnos y poder dar la mano, supuestamente estamos con seis bombas y ahora las haremos arrancar. Son caudales máximos de unos 40 o 50 litros por segundo que se puede retirar”, explicó el corredor de motos.

Maisa Gonzales, directora de Desarrollo Humano de la Alcaldía de Vinto, informó que son al menos 28 familias que fueron trasladadas a una unidad educativa de Vinto donde deben permanecer refugiados hasta que la situación mejore.

El agua del río Rocha ingresó a la zona baja de Vinto la madruga de ayer causando el debilitamiento de los atajados de la construcción de un puente vehicular que realiza la empresa Asociación Accidental FSR Alcons.

Después de la tragedia, se esperaba un día más soleado que ayude a aplacar la furia del agua que arrasó todo; pero la altura del líquido acumulado se redujo apenas unos seis centímetros, hoy.

La jornada es dura, hay llanto, desesperación e incertidumbre... afortunadamente, también, ganas de salir adelante.