Comparan pesquisas de explosiones en Bolivia con atentados en Boston en 2013

La Policía Boliviana comparó hoy las investigaciones por las dos explosiones ocurridas en carnaval en la ciudad andina de Oruro, que dejaron 12 muertos y cerca de 60 heridos, con las realizadas en EE.UU. por los atentados de la Maratón de Boston en 2013, con 3 muertes y unos 300 heridos.

En declaraciones a los medios, el comandante general de la Policía Boliviana, Faustino Alfonso Mendoza, sostuvo que la investigación sobre las explosiones en Oruro "no es una investigación cualquiera, es una investigación compleja".

"Un antecedente que podemos tomar en cuenta, por ejemplo, es el atentado que hubo en la Maratón de Boston en Estados Unidos en años pasados, donde la investigación para el esclarecimiento no ha llevado horas ni días, sino que ha sido un proceso muy responsable", señaló el jefe policial.

Mendoza pidió "un poco de paciencia" en cuanto al "procesamiento de este caso" en Bolivia.

Las explosiones de los pasados 10 y 13 de febrero sucedieron en la misma zona de Oruro, la primera de ellas cerca del desfile del carnaval al que asistían miles de personas.

La primera explosión dejó 8 muertos y cerca de 50 heridos, de los que 34 fueron hospitalizados, y la segunda 4 fallecidos y una decena de personas heridas.

Algunos de los heridos aún siguen ingresados en hospitales de Oruro y La Paz.

Aunque inicialmente la Policía Boliviana atribuyó la primera explosión a una fuga de gas accidental en una garrafa de un puesto ambulante de comida instalado en la calle, a raíz de la segunda confirmó que se trata de acciones intencionadas con explosivos como dinamita y anfo, una mezcla de nitrato de amonio con un combustible.

Tras la segunda explosión fueron detenidas de forma preventiva tres personas que estaban en el lugar en el momento del suceso, sin que hayan sido imputadas como autores materiales.

Además, la Policía Boliviana difundió el retrato robot de un joven supuestamente implicado, quien acudió voluntariamente ante las autoridades y se comprobó que no tenía relación.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció hoy una recompensa de 150.000 bolivianos (17.591 dólares) para quien ofrezca información sobre la autoría de las dos explosiones.

Para Morales, estos sucesos fueron "atentados, no accidentes", motivados por "razones políticas, económicas, sociales o culturales", que acabaron con la vida "de inocentes, hasta niños", ya que la mitad de los fallecidos eran menores.

Comparte
Síguenos en Facebook