Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Unos 250 civiles, entre ellos casi 60 niños, murieron desde el domingo por los violentos bombardeos de las fuerzas del régimen sirio contra el bastión rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco, a pesar de los llamamientos de la ONU a poner fin a este “sufrimiento sin sentido”.

Ayer, al menos 106 personas murieron por ataques contra Guta Oriental, el principal feudo opositor de las afueras de Damasco, en el tercer día de escalada de los bombardeos y disparos de artillería, que pueden ser preludio de una ofensiva gubernamental siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, entre los 106 fallecidos hay al menos 19 menores, que perdieron la vida por los ataques de la aviación siria y rusa, así como por el fuego de artillería de las tropas gubernamentales.

Las zonas de Guta Oriental que fueron blanco de los ataques son Al Nashabie, Otaya, Arbín, Zamalka, Mesraba, Hamuriya y Al Ashari.

En Hamuriya, el Hospital Dar Shifa quedó fuera de servicio tras ser objetivo de tres barriles de explosivos lanzados por helicópteros, indicó la ONG, que en este caso no informó de víctimas.

Desde hace dos días al menos 250 personas han perecido por los ataques en Guta Oriental: 17 civiles murieron el domingo y 127 el lunes, que se suman a las víctimas mortales de ayer, de acuerdo al Observatorio.

Los 127 fallecidos del lunes suponen el mayor número de bajas en Guta Oriental en un día desde 2015.

Además, al menos 1.200 personas han resultado heridas por este aumento de las hostilidades.

La ONU calcula que unas 400.000 personas residen atrapadas por el asedio en Guta Oriental, cercada por las fuerzas gubernamentales sirias.

En declaraciones telefónicas a Efe, el portavoz de la Legión de la Misericordia, Waiel Olwan, cuyo grupo es una de las facciones que operan en Guta Oriental, indicó que las tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, se están movilizando para iniciar una ofensiva en la región.

“No podemos decir que la incursión terrestre haya comenzado, porque los grupos movilizados por el régimen desde Hama e Idleb (norte de Siria) continúan concentrados en la zona del aeropuerto militar de Al Dumair”, al norte de Damasco, precisó Olwan, quien afirmó que sí hay intensos bombardeos.

Destacó que en las últimas horas han habido combates aislados entre las facciones y las fuerzas gubernamentales que asedian Guta, pero no con esos efectivos de refuerzo llegados desde el norte del país.

El Observatorio ha señalado que si las tropas fieles al Gobierno sirio iniciaran un ataque en Guta Oriental estaría liderado por el general Suheil Hasan, alias “El Tigre”, que en el pasado comandó las operaciones militares en las urbes de Alepo y de Deir al Zur, que se saldaron con la victoria del ejército.

Por otro lado, la agencia de noticias oficial siria, SANA, informó de la muerte de siete personas y heridas a otras 35 por el impacto de cohetes lanzados por “grupos armados” desde Guta Oriental contra el centro de Damasco y su periferia.

Los proyectiles cayeron en los alrededores de la plaza de Tahrir y de los Omeyas.

“Ninguna palabra hará justicia a los menores asesinados, sus madres, padres y seres queridos”. Geert Cappelaere, Director Unicef para Oriente Medio

TURQUÍA ANUNCIA ASEDIO A AFRÍN

Turquía afirmó ayer que asediará próximamente la ciudad siria de Afrín, capital del enclave contra el que lanzó hace un mes una ofensiva para expulsar a una milicia kurda.

“En los próximos días y de forma mucho más rápida comenzará el asedio del centro de la ciudad de Afrín”, dijo el presidente Yasip Erdogan en un discurso ante los diputados de su partido en el parlamento.

MOSCÚ RECONOCE HERIDOS RUSOS

Rusia reconoció ayer que en el reciente ataque de la coalición liderada por Estados Unidos contra fuerzas progubernamentales sirias en la provincia de Deir al Zur resultaron heridos decenas de ciudadanos rusos.

“Durante el reciente enfrentamiento —en el que no participaron de ninguna forma miembros de la Fuerza Armada de Rusia ni se usaron medios técnicos de reglamento— murieron ciudadanos de Rusia y de otros países de la Comunicad de Estados Independientes (…) y se registraron decenas de heridos”, señaló un comunicado del Ministerio de Exteriores ruso.

La Cancillería rusa volvió de esta forma a admitir la presencia de sus nacionales en Siria, que —asegura— viajaron a ese país por “voluntad propia y con fines distintos”.

A la vez, el ministerio de Relaciones Exteriores recalcó que no es competencia suya valorar la legalidad de las acciones de estos ciudadanos. El Código Penal de Rusia castiga con hasta siete años de cárcel la participación en conflictos armados o acciones militares en calidad de mercenario.