Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes Knight, ha sido detenido este martes en un operativo anticorrupción en Guatemala en el que también ha sido arrestado el expresidente guatemalteco Álvaro Colom, según ha informado la oficina del fiscal general. Además de Fuentes, que fue ministro de Finanzas en el Gobierno de Colom, otros siete exministros y un viceministro han sido apresados.


El denominado caso Transurbano investiga la malversación de fondos en la red de transporte urbano, implementada durante la Administración de la Unidad Nacional de la Esperanza, bajo el mandato de Colom, entre 2008 y 2012. El Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) han realizado 14 registros en el marco de esta operación.

Entre otras anomalías denunciadas por la Fiscalía y la CICIG, se señalan adjudicaciones millonarias en dólares para la compra de autobuses, un subsidio en combustibles para mantener tarifas asequibles para la población o el transporte gratuito para las personas de la tercera edad que nunca se cumplieron y sobre las que las entidades de control, como la Contraloría General de Cuentas, jamás investigaron, pese a las denuncias reiteradas.

Tras su detención, Fuentes Knight ha afirmado que cuando él dejó el cargo pidió que se investigaran unas supuestas "anomalías" que empezaban a aparecer por parte de la empresa que operaba el servicio de transporte. "Cuando renuncié exigí que se iniciara una investigación y que no se canalizaran más recursos al Transurbano, a la empresa en particular. Naturalmente la Contraloría [Hacienda] no tenía ningún informe", ha asegurado. Y ha añadido que no lo denunció porque no tuvo suficiente información en su momento.



"La acusación contra los ministros del Gobierno de Álvaro Colom es por haber firmado el acuerdo ministerial que dio vida al proyecto del transporte urbano y porque se destinaron fondos públicos para un negocio privado", ha explicado a EL PAÍS Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, la organización local de Transparencia Internacional. En su momento, recuerda, el think tank se pronunció en contra, porque era un subsidio de 35 millones de dólares que no beneficia al usuario, sino a empresarios particulares. "La actuación del entonces ministro es absolutamente ajena a Oxfam Internacional y, para mala fortuna, cae justamente cuando la ONG está en medio de un escándalo mundial", ha puntualizado Marroquín. 

La detención de Fuentes supone un nuevo problema para Oxfam, después de que este viernes se conociera que varios cooperantes contrataron prostitutas en Haití, en ocasiones para realizar orgías en las dependencias pagadas por la organización, durante la operación de ayuda humanitaria posterior al terremoto que destruyó el país en 2010. La directora adjunta de la ONG, Penny Lawrence, dimitió este lunes tras las acusaciones de que la organización británica no manejó adecuadamente las graves denuncias sobre la conducta de sus cooperantes.

En el mismo sentido se ha pronunciado Luis Linares, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, Asíes, quien califica la detención del presidente de Oxfam como azarosa. "Es pura casualidad. El presidente de una organización mundial como Oxfam no puede ser responsable de la conducta desordenada de algunos de sus integrantes en más de 80 países donde tiene presencia. No se puede vincular una cosa con la otra", señala.

El alcance de las acusaciones
La detención del expresidente Colom y de Fuentes, nombrado presidente de Oxfam Internacional en abril de 2015, ha acaparado la atención de la prensa local e internacional. Fuentes dejó el Gobierno de Colom en 2010 y escribió un libro (Rendición de cuentas), en el que denunció la intervención ilegal en asuntos de Estado de la entonces todopoderosa esposa del presidente, Sandra Torres, convertida en una virtual primera ministra.

Otro de los detenidos es Salvador Gándara, exministro de Gobernación (Interior) y exalcalde de Villa Nueva, la segunda ciudad dormitorio más importante de Guatemala. Gándara es uno de los funcionarios más cuestionados de la llamada política criolla. Otros altos cargos que esperan ser notificados por un juez del motivo de su detención son los exministros Abraham Valenzuela (Defensa), Ana del Rosario Ordóñez (Educación), Edgar Alfredo Rodríguez (Trabajo), Óscar Velásquez (Economía), Celso David Cerezo Mulet (Salud), Gerónimo Lancerio Chingo (Cultura) y Luis Alberto Ferraté (Ambiente).

Las capturas han provocado gran expectación en Guatemala, donde se espera la conferencia de prensa que ofrecerán la fiscal general de la nación, Thelma Aldana, y el comisionado de la CICIG, Iván Velásquez, en la que revelarán el alcance de las acusaciones, así como la posible extensión de órdenes de capturas contra otras autoridades involucradas en el escándalo.