Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
EFE
La aviación estadounidense amplió sus bombardeos contra los talibanes en Afganistán hasta la provincia nororiental de Badakhshan, fronteriza con China y Tayikistán, lejos de las zonas de mayor influencia insurgente en el sur y este del país, en un intento de reducir al máximo sus áreas de influencia.

"No habrá ningún santuario para cualquier grupo terrorista centrado en causar daño y destrucción a este país", afirmó hoy en un comunicado el comandante de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán, general John Nicholson.

"Los talibanes no tienen lugar donde ocultarse", sentenció el general en la nota, en la que se informó de que durante las últimas 96 horas Estados Unidos realizó 24 "bombardeos precisos" contra posiciones de combate de los talibanes e instalaciones de entrenamiento cerca de la frontera con China y Tayikistán.

En los bombardeos también se destruyeron vehículos robados por los insurgentes al Ejército afgano, que iban a ser empleados para atentados con explosivos, aseguraron las fuerzas de EEUU en Afganistán.

Hasta ahora las fuerzas estadounidenses habían centrado sus actividades en provincias como Helmand (sur), donde los talibanes controlan la mayor parte del territorio, la oriental Nangarhar, bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI), o la norteña Kunduz.

Los bombardeos contra las redes de comercio de narcóticos de los talibanes en Helmand han propiciado además pérdidas para los insurgentes de 30 millones de dólares desde el pasado noviembre, según la nota.

Las tropas estadounidenses criticaron también los recientes ataques talibanes contra el Hotel Intercontinental y la detonación de una ambulancia cargada de explosivos en Kabul, que causaron alrededor de 120 muertos y más de 200 heridos.

"Los talibanes no pueden ganar en el campo de batalla, así que infligen daño y sufrimiento a civiles inocentes", indicaron en la nota.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas tras el final en 2015 de la misión militar de la OTAN, que continúa en el país en tareas de adiestramiento y capacitación de las fuerzas afganas.

7/TENDENCIAS/carousel