El periodista eslovaco asesinado investigaba los vínculos de la mafia italiana con su gobierno

La directora general de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Audrey Azoulay, pidió hoy a las autoridades de Eslovaquia que abran una investigación sobre el asesinato del periodista eslovaco Jan Kuciak, hallado sin vida el pasado lunes en su vivienda cerca de Bratislava junto a su pareja.

Azoulay solicitó hoy, en un comunicado, que se lleve a cabo una «investigación rigurosa» para esclarecer este crimen, e insistió en que «los periodistas deben poder ejercer el derecho de informar al público sin temer por su vida».

PUBLICIDAD

El periodista eslovaco, de 27 años, fue encontrado muerto junto con su pareja, Martina Kusnirova, en su casa de Velka Maca, un pueblo situado a 50 kilómetros al este de Bratislava. Ambos tenían impactos de bala.

Kuciak era conocido por sus investigaciones sobre corrupción para el portal de noticias «Aktuality.sk». Iba a revelar una compleja red de la 'Ndrangheta, la mafia de Calabria (Italia), con vínculos que llegarían hasta la oficina del primer ministro, Robert Fico.

Con el permiso del portal de noticias Aktuality.sk, los principales diarios eslovacos (Sme, Právda y Novy Cas) publican hoy el largo artículo de Kuciak, que quedó sin acabar.

Si se confirma lo desvelado en la investigación, una red de miembros de la 'Ndrangheta habría logrado infiltrarse con sus contactos incluso hasta la oficina del socialdemócrata Fico.

Con ello, esa mafia, dedicada en Eslovaquia sobre todo al fraude fiscal mediante facturas falsas y a estafas a los fondos de la Unión Europea (UE), podría haber tenido acceso a importantes secretos de Estado.

Las pesquisas involucrarían sobre todo a Maria Troskova, la asistente personal del jefe de Gobierno, una exmodelo que fue directiva de una empresa italiana (GIA Management) investigada por la Justicia de ese país por sus supuestos lazos con la mafia.

Troskova trabajó después un año con el diputado Viliam Jasan, del partido socialdemócrata SMER de Fico, antes de entrar en la oficina de Gobierno como asesora.

Recompensa
El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, anunció ayer que ofrecerá una recompensa de un millón de euros por pistas que lleven a los responsables de la muerte de Kuciak, el primer periodista asesinado en Eslovaquia desde que el país pasó a ser miembro de la Unión Europea, en 2004.

Su muerte ha causado conmoción dentro y fuera del país y han denunciado el crimen organizaciones como el Parlamento Europeo, Reporteros sin Fronteras (RSF), la Federación Europea de Periodistas (FEP) o la Federación Internacional de Periodistas (FIP), entre otras

Comparte
Síguenos en Facebook