Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
María Carballo / La Paz 
Waldo Albarracín y Rolando Villena, exdefensores del Pueblo, y la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos  de Bolivia (APDHB), Amparo Carvajal,  coincidieron en responderle al presidente Evo Morales que sus palabras les hacen  más fuertes que lo que él piensa.

Esto  después de que el jefe de Estado los  llamara “resentidos”. 

“Señor Presidente: sus palabras nos hacen más firmes, más fuertes de lo que usted piensa. Vamos a seguir adelante con nuestra lucha en defensa de la democracia”, expresó Carvajal.

Ayer, en un acto público, Morales se refirió como “resentidos” y “aliados de la derecha” a los miembros que forman parte del equipo que demanda  ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)     respeto a los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016.

“Ayer estaba escuchando a algunos exdefensores del pueblo, algunos dirigentes o expresidentes de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, todos resentidos, son ahora aliados de la derecha.

Hablan de la democracia, hablan de los derechos humanos; el capitalismo, el imperialismo no tienen ningún derecho para hablar de democracia”, dijo Morales, en  la entrega de la Casa de Gobierno a la nación indígena Uru Chipaya, en Oruro.

Albarracín rechazó que el equipo  esté vinculado a la derecha, ya que a cualquier organización se la debe juzgar por sus actos.

“¿Y cuáles son los actos del partido del Gobierno? La intolerancia, la restricción a la prensa, la violación a los derechos humanos, actitudes propias de un gobierno dictatorial, hace tiempo que el Gobierno actual tiene tendencias derechistas”, afirmó.

Agregó que tampoco son “resentidos” porque jamás tuvieron un acuerdo con el Ejecutivo en el que éste les haya ofrecido algo y luego no cumplió. “Coincidimos con Amparo (Carvajal) porque las palabras de Morales nos dan más legitimidad ante el pueblo boliviano justamente porque no estamos buscando beneficios personales”, aseveró.

Manifestó que para protegerse, hubieran “callado ante el Gobierno” y sus familias no  sufrirían amenazas ni ellos “serían boicoteados en las entidades a las que representan”.

Villena indicó que pese a las acusaciones de Morales seguirán adelante con la defensa de la democracia, ya que su postura no responde sólo a la coyuntura actual. 

“Naturalmente nos sentimos más fuertes, somos, sí, más fuertes que lo que él piensa, pero esta fortaleza viene de la gente que se moviliza en las calles con un discurso claro: la defensa de los derechos humanos y democráticos”, concluyó.   

Carvajal añadió que el equipo  que presentó esta denuncia ante la CIDH estuvo en “la pobreza y extrema pobreza”, por lo que no se sienten afectados por la postura Morales.  “Nos parece bien que él (Morales) haya reaccionado, eso nos da fuerza, que nos diga lo que quiera o que nos diga qué clase de socialista es”, afirmó la activista.