La Iglesia portuguesa les pide abstinencia sexual a los casados por segunda vez

La recomendación de abstinencia sexual a los católicos casados en segundas nupcias ha dividido a Portugal, líder europeo en divorcios y donde teólogos y religiosos se preguntan ahora si el mensaje se ha malinterpretado o si, por el contrario, la iglesia del país vive ajena a la sociedad.



El controvertido consejo se divulgó hace 24 horas como una de las “líneas operativas” que el cardenal-patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, dirigía a los religiosos para que sepan cómo acercar los sacramentos a los divorciados.

Era un asunto al que se había referido el papa Francisco en la exhortación “Amoris Laetitia”, publicada en abril de 2016, y sobre el que quería reflexionar Clemente, considerado socialmente como la máxima figura eclesiástica de Portugal.

El resultado, lejos de aclarar eventuales dudas, ha causado estupor.

A juicio de Clemente, los sacramentos en estos casos pueden suministrarse “en circunstancias excepcionales”, aunque la iglesia “no debe dejar de proponer la vida en continencia” a los casados en segundas nupcias, si su primer matrimonio no ha obtenido la nulidad eclesiástica.

El Papa Francisco ordenó cardenal a Clemente en 2015.

“No es razonable”, afirma hoy tajante Anselmo Borges, sacerdote y profesor de filosofía de la Universidad de Coimbra, que se ha erigido como una de las voces más críticas en el debate.

“La iglesia no se debe meter en la vida íntima de la pareja. Luego, si efectivamente están casados, es natural que tengan relaciones sexuales, forma parte de la pareja. Si se forma una pareja no es para vivir como hermanos”, argumenta Borges, para quien la idea de la abstinencia “contradice la naturaleza de las cosas”.

Este sacerdote y académico lamenta que la moral católica “continúe muy centrada en el sexo” y apunta que declaraciones de este tipo pueden alejar a las personas de la iglesia, pues, aunque el cardenal de Lisboa solo tenga poder jurídico sobre su diócesis, socialmente es considerado el jefe eclesiástico del país.

Quizá por ello y para apagar el inesperado fuego causado por Clemente ya han hablado públicamente miembros de otras diócesis, como el padre Mário Tavares de Oliveira, asistente en Évora.

“D. Manuel es obispo de Lisboa y sus orientaciones no son para la iglesia en Portugal ni vinculan a otras diócesis”, asevera hoy al diario “Público“, idea con la que coincide Miguel Abreu, miembro de la diócesis de Viseu, en el mismo periódico: “Es su opinión”.

La prensa portuguesa se ha convertido en foro de discusión entre teólogos y religiosos que tratan de defender al cardenal de Lisboa, cuyas palabras habrían sido, sostienen, malinterpretadas o sacadas de contexto.

“La expresión usada tal vez no haya sido la más afortunada para ser entendida por personas con lenguaje no eclesiástico”, indica en ese sentido el padre José Manuel Pereira de Almeida a “Diário de Notícias”.

Y matiza: “Hay circunstancias en las que tendrá sentido proponerlo (la abstinencia sexual). Pero las personas deciden lo que les parece más adecuado”.

Los divorciados y vueltos a casar no deberían tener relaciones sexuales según el cardenal.



Otros, como la doctora en teología Teresa Toldy, investigadora en la Universidad de Coimbra, ven en las palabras de Clemente “una enajenación completa en relación a la vida de las parejas”.

“Es revelador de cómo se produce un discurso por parte de personas que, cuando hablan de matrimonio de manera dura y rápida, no saben de lo que están hablando y corren el riesgo de hacer propuestas ridículas”, afirma Toldy al mismo rotativo.

El revuelo ha llevado a pronunciarse al director del departamento de comunicación del Patriarcado, Nuno Rosário Fernandes, quien ha subrayado que es “equivocado decir que es el patriarca quien propone” el consejo de abstinencia porque “ya fue afirmado por Juan Pablo II en el ‘Familiaris Consortio'”, una exhortación apostólica de 1981.

Portugal es el país europeo con mayor proporción de divorcios: por cada cien matrimonios que se celebran en el país hay setenta divorcios, según la base de datos estadísticos local Pordata.

Agencia EFE.



Fuente: clarin.com
Comparte
Síguenos en Facebook