Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La sensación de que está lloviendo más que otros años no es una mera percepción, sino que tiene su explicación en la llegada del fenómeno climático de La Niña. Aunque se trata de una alteración muy débil, es suficiente para provocar más precipitaciones por lo menos hasta abril, afirma la pronosticadora del Servicio Nacional de Hidrología y Meteorología (Senamhi), Ruth Guzmán.
La Niña es un fenómeno que se da por el descenso de la temperatura del océano Pacífico y es todo lo contrario a El Niño, que es un aumento de la temperatura, añade.
“Ocurre cuando los vientos alisios que vienen del este son más fuertes y soplan más agua caliente hacia el oeste, lo que permite que el agua fría debajo de la superficie del mar vaya hacia arriba, cerca de la costa de América del Sur, para ocupar el lugar del agua caliente”, señala la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).
El agua fría del Pacífico provoca que Bolivia y otros países de Sudamérica registren más lluvias o en algún caso sequía, como sucede en Argentina. En Cochabamba, el primer efecto de esta alteración es lluvia en exceso.
En una temporada normal llueven 81,2 milímetros por metro cúbico en Cochabamba, pero una señal de La Niña es que la precipitación ha superado los 206,6 milímetros por metro cúbico en febrero, es decir, 124 milímetros más de lo esperado.
Según el Senamhi, el fenómeno persistirá hasta mayo, cuando se prevé que se neutralice. La pronosticadora explica que, a diferencia del año pasado, además, llueve en todo el país y con más fuerza en tres regiones, La Paz, El Alto y Cochabamba.
La Niña tiende a presentarse cada cinco años, pero hasta ahora su impacto en Bolivia había sido mínimo. Recién ahora con desastres como el de Tiquipaya, registrado el 7 de febrero y que cobró hasta ahora cinco vidas, se puede ver su influencia en zonas vulnerables.
En ese sentido, el exdirector del Parque Nacional Tunari, Carlos Espinoza, afirma “que las inundaciones y mazamorras son eventos naturales que siempre han existido, pero se vuelven un riesgo cuando el espacio urbano no prevé estos eventos”. Siguió: “Y en la medida que se planifica mal, el peligro es mayor”.
Andes
La Niña afecta particularmente a la región de los Andes en Perú, Chile, Bolivia, Colombia y Argentina.
En Perú, las masas cargadas con mucha humedad ocasionan lluvias y granizo. En Colombia, el fenómeno afecta principalmente a la producción de café. En Argentina, se prevé daños en la producción de soya y maíz.

"El fenómeno de La Niña, aunque es débil, está ocasionando que existan lluvias más intensas".
"Las lluvias se han dado en todo el país, no hay un sector donde no haya llovido".
"La Niña nos generaba precipitaciones en el altiplano, pero no ha sido así, se han dado en todo el país".
Ruth Guzmán. Pronosticadora Senamhi

DATOS
Descenso de temperaturas. National Geographic afirma que es un fenómeno climático que denota el enfriamiento de la superficie del océano.
Hay mayor riesgo de inundaciones. El fenómeno de La Niña puede causar inundaciones con graves efectos para la población asentada en zonas de riesgo.
Un fenómeno que favorece la pesca. Aunque La Niña se caracteriza por sus efectos negativos, en Perú suele ser beneficiosa para la pesca.
Las consecuencias del fenómeno eran mínimas. Hasta ahora, los efectos de La Niña fueron mínimos.

7/TENDENCIAS/carousel