Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El domingo Minnesota acogió uno de los eventos deportivos más importantes y seguidos del año. Tom Brady y Justin Timberlake prometían calentar el frío sobrecogedor del U.S Bank Stadium (-18 grados). La audiencia cumplió, una vez más, las expectativas de lo que se esperaba de la Super Bowl. Un share prometedor, mucho famoseo en las gradas y alitas de pollo y patatas por doquier.


La pareja presidencial lo vio todo desde su lujosa residencia y club social de Mar-a-Lago, Palm Beach, Florida. Melania y Donald Trump no quisieron perderse el evento, aunque fuera a distancia, y acudieron supuestamente vestidos para la ocasión. El estilismo del magnate pasó bastante desapercibido en pro de la primera dama, que acaparó toda la atención con su bomber y sus tacones.

La eslovena se presentó a Mar-a-Lago con un conjunto aparentemente ‘sport’ -al menos visto desde lejos- una idea que se difuminaba a medida que uno se iba acercando. La prenda más llamativa -y polémica- fue una bomber de satén de seda con los colores de la bandera norteamericana.

La controversia surgió a raíz del precio del prenda en cuestión. Una bomber al estilo ‘yankee’ de la firma Amiri que cuesta 1.687 euros. Que además Melania combinó con unos pantalones pitillo blancos y unoszapatos de tacón de pitón azul de Christian Louboutin.

Los zapatos de más de 10 cm de tacón tampoco acabaron de gustar demasiado. Algo parecido a lo que le ocurrió en su visita a finales de agosto a la ciudad tejana de Huston, tras la catástrofe provocada por el Huracán Harvey.

Fuente: La Vanguardia