Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Las gobernaciones  de Tarija y  de la regional del Gran Chaco indicaron ayer que alrededor de 400 familias afectadas por el desborde del río Pilcomayo necesitan víveres, vituallas y agua. Esto debido a que el sábado pasado un turbión destrozó parte del talud e inundó las comunidades de Nueva Mora, Vieja Mora y D’Orbigny.


“Las familias afectadas por la inundación ya fueron asistidas con alimentos,  (sin embargo) se necesitan más vituallas, agua y víveres”, dijo ayer a Página Siete el gobernador regional del Gran Chaco de Tarija, José Quecaña.

Por su parte,  el secretario de Medio Ambiente de Recursos Naturales de la Gobernación de Tarija, Pablo Avilés, lamentó que la ayuda del Gobierno y del Viceministerio de Defensa Civil no llegue a esa región que “tanto aportó al país”.

“Todas las familias tuvieron que ser evacuadas con un trabajo coordinado de las autoridades municipales, regionales y departamentales. De esa manera, pudimos  sacar a toda la gente hasta zonas más altas para evitar pérdidas humanas”, dijo ayer Avilés a radio Panamericana.

El secretario de la Gobernación de Tarija criticó al ministro de Defensa, Javier Zavaleta, y al viceministro de Defensa Civil, Carlos Brú, por “desinformar” a la población y afirmar hace dos días  que el dato sobre la  inundación de la comunidad D’Orbigny es “falso”.

“El pueblo (…) está molesto con las declaraciones del Ministro (Zavaleta) que está  mal informado por el viceministro (Brú). Ha habido una ausencia total de Defensa Civil en las comunidades cercanas al Pilcomayo. Nosotros aquí  a punto de morir y la gente muy desesperada.  Tuvimos que trabajar durante tres días para evitar que el agua del río Pilcomayo pueda traspasar el talud defensivo”, agregó Avilés.

El talud,  que soporta los desbordes del río Pilcomayo,  no recibió mantenimiento “durante muchos años”, dijo  Quecaña. “Refaccionaremos el talud  y haremos una evaluación de las pérdidas económicas cuando bajen las aguas”.

Quecaña acotó que el Gobierno se comprometió a ayudar a las familias afectadas y que “el Ejército ya trasladó a varias personas a lugares seguros”. Hasta ayer en la noche la cooperación  no llegó a las comunidades  inundadas.

Pese a los pedidos de ayuda de los pobladores de D’Orbigny,   además de  videos y  fotos que circularon por los medios de comunicación y  las redes sociales, Zavaleta calificó la información de “falsa alarma” el domingo.   “Defensa Civil y la Tercera División del Ejército Hicieron las investigaciones y no hay ninguna ruptura y nada por el estilo y por eso pasamos (la información) a la categoría de  falsa alarma”, sostuvo la autoridad. Ayer, este medio intentó comunicarse con  el Ministerio de Defensa, pero no tuvo éxito.

7/TENDENCIAS/carousel