Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
EFE
La artillería del gobierno sirio disparó intensamente hoy contra la región de Guta Oriental, continuando con los bombardeos que desde el domingo pasado causaron la muerte de 335 civiles, entre ellos numerosos niños.

A pesar de múltiples llamados a un alto el fuego, el gobierno continuó con los bombardeos preparatorios de una ofensiva terrestre contra este enclave rebelde cercano a Damasco en el que viven unas 400.000 personas.

La canciller alemana Angela Merkel llamó este jueves a cesar la "masacre" en Siria y en la víspera el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió una tregua inmediata en el enclave convertido en un "infierno".

El Consejo de Seguridad de la ONU debe pronunciarse sobre un proyecto de resolución para establecer una tregua de 30 días que permita el acceso a Guta Oriental. La aprobación de dicha resolución depende en gran parte de Rusia, aliado inquebrantable del gobierno sirio.

Los bombardeos contra el enclave rebelde, sitiado por las tropas gubernamentales desde 2013, causaron centenares de víctimas y cuantiosos daños materiales.

Hoy, una lluvia de cohetes mató a por lo menos 13 civiles, entre ellos tres niños, en Duma, la principal ciudad de Guta Oriental, afirmó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

"Los disparos no cesaron. Unos 200 cohetes cayeron solamente en Duma", indicó el OSDH, que como en días anteriores teme que este balance aumente a lo largo del día.

En la ruta que lleva al hospital de Duma se ven charcos de sangre por todos lados, indicó un corresponsal de la AFP.

En el suelo del hospital yacen varios cuerpos envueltos en mortajas blancas.

En Hamuriyé, otra localidad de Guta Oriental, los habitantes agolpados frente a un almacén para comprar alimentos huyeron despavoridos tras la explosión de un obús a pocos metros.