Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Las declaraciones de una antigua responsable de Oxfam han echado más leña al fuego de este escándalo. Helen Evans, que dirigió entre 2012 y 2015 la sección de seguridad de la organización, acusó a los responsables de la ONG de hacer caso omiso de las denuncias de abusos sexuales que llegaron procedentes tanto de fuera del Reino Unido como de dentro del país. Evans asegura que incluso en las tiendas de Oxfam en Gran Bretaña varios voluntarios menores de edad denunciaron abusos sexuales por parte de compañeros y responsables, ante los que la cúpula de la entidad miró hacia otro lado sin dar respuesta alguna a las acusaciones.

En una entrevista en Channel 4, Evans también reveló que un cooperante llegó a coaccionar a una mujer para que mantuviera relaciones sexuales con él «a cambio de ayuda». Además alertó durante su tiempo en Oxfam sobre una violación o intento de violación en Sudán del Sur por parte de un trabajador de la organización. Quejas que la llevaron a «trasladar su preocupación» a los altos cargos de la ONG, cuya respuesta fue que la dirección llevaría a cabo «una revisión estratégica de la situación».

La excooperante denuncia que su departamento no tenía los medios necesarios para luchar contra este problema y que no recibió ninguna ayuda de los altos cargos de la organización. Y señala la gravedad de los hechos tanto en las tiendas de Oxfam en el Reino Unido como en algunos de los países donde presta ayuda humanitaria.

Incluso cuenta que en 2014 fue llamada a una reunión con el equipo del consejero delegado, Mark Goldring, para explicar los detalles de un informe en el que se constataba que, en al menos tres países, entre ellos el Reino Unido, «uno de cada diez empleados había denunciado haber sido testigo o haber experimentado abusos sexuales». La reunión fue cancelada y fue entonces cuando Evans abandonó la entidad y se decidió a llevar el caso ante el organismo regulador de las ONG británicas en 2015, que ahora ha abierto una investigación sobre el caso pero que, en ese momento, según la excooperante, ni se reunió con ella ni solicitó más información, ni mostró interés por el caso.

Ante estas acusaciones Goldring ha puesto su cargo a disposición del patronato. El máximo mandatario tendrá que dar cuentas ante un comité parlamentario en Westminster la próxima semana.