Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El número total de víctimas civiles por el conflicto de Afganistán disminuyó por primera vez en seis años, con un descenso en 2017 del 9 % respecto a 2016, aunque cada vez son más los muertos y heridos en atentados suicidas.


La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) presentó hoy en Kabul el informe 2017 sobre víctimas civiles en el conflicto afgano, en el que reveló que el año pasado 3.438 civiles murieron y 7.015 resultaron heridos, una cifra que mejora las 11.434 víctimas de 2016 (3.510 muertos y 7.924 heridos).

“Estas escalofriantes estadísticas proveen de datos fiables sobre el impacto de la guerra, pero los números solos no pueden capturar el horrible sufrimiento causado a la gente común, especialmente a las mujeres y niños”, aseguró el jefe de la UNAMA, Tadamichi Yamamoto, en el informe.

La disminución en un 2 % de los muertos y un 11 % de los heridos comparado con 2016 se debió a la reducción del número de víctimas en combates sobre el terreno y la disminución de los ataques con mortero en las zonas más pobladas, según la ONU.

A pesar del descenso del 19 % en las víctimas civiles debido a los combates esta causa todavía representa el 33 % de las cifras totales.

La ONU expresó su “profunda preocupación” por el aumento en un 17 % de las víctimas de ataques suicidas y similares, que causaron 2.295 víctimas (605 muertos y 1.690 heridos) la cifra más alta desde que la UNAMA comenzó a recopilar este tipo de datos en 2009.

Los ataques suicidas y el uso de artefactos explosivos improvisados (IED, por sus siglas en inglés) suponen el 40 % del total de afectados (1.229 muertos y 2.922 heridos) en 2017, lo que se traduce en la principal causa de víctimas civiles en Afganistán.

Yamamoto afirmó en rueda de prensa que los insurgentes dicen atacar en nombre del interés de Afganistán pero “matan a su propia gente de la manera más horrible, creando terror y sufrimiento”.

El año pasado, un atentado con un camión cargado de explosivos mató a 150 civiles en Kabul, donde este año el ataque al Hotel Intercontinental y la detonación de una ambulancia cargada de explosivos causaron más de 120 muertos.

“Como Naciones Unidas denunciamos ese tipo de ataques y pedimos a los elementos antigubernamentales que detengan los actos de violencia dirigidos a civiles y cesen los ataques indiscriminados”, sentenció el jefe de la UNAMA.

En 2017, 359 mujeres murieron en el conflicto afgano y 865 resultaron heridas, un aumento del 1 % respecto al año anterior, aunque la cifra de niños afectados descendió respecto a 2016 en un 10 % con 861 menores fallecidos y 2.318 heridos.

De acuerdo con el informe el 65 % de las muertes de civiles son consecuencia de la acción de grupos contrarios al Gobierno de Kabul: 42 % a los talibanes, el 10 % al Estado Islámico (EI) y un 13 % restante lo asoció con otros insurgentes o no pudo confirmar la agrupación implicada.

Mientras tanto, un quinto de las víctimas civiles fueron atribuidas a tropas afganas (16 %), a las fuerzas internacionales desplegadas en Afganistán (2 %) y a otras agrupaciones leales al Gobierno afgano (2 %), mientras que la UNAMA no pudo concretar el restante 15 %. Sí detalló que las operaciones aéreas de las tropas afganas e internacionales causaron 295 muertos civiles y 336 heridos, un aumento del 7 % respecto a 2016.

Yamamoto hizo además un llamamiento a todas las partes a “incrementar” los esfuerzos para alcanzar un acuerdo de paz que ponga fin al conflicto y remarcó los esfuerzos del Gobierno afgano y la comunidad internacional para iniciar el proceso de negociación.

“Obviamente el proceso de paz será la solución al conflicto, algo que reducirá finalmente las víctimas civiles”, sentenció el jefe de la Misión de la ONU en Afganistán.

El portavoz del Ministerio afgano de Defensa Dawlat Waziri aseguró durante la rueda de prensa en Kabul que el Gobierno afgano “está haciendo todo lo posible” para evitar víctimas civiles durante las operaciones militares.

“En algunos casos retrasamos nuestras operaciones durante días para evitar víctimas civiles”, dijo por su parte otro portavoz del Ministerio de Defensa, Najib Danish.

Fuente: Agencias