Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
EFE
Un tribunal japonés ordenó este martes a la operadora de la central de Fukushima que compense a los familiares de un hombre de 102 años que se suicidó ante la perspectiva de ser evacuado tras el desastre nuclear de 2011.

La operadora de la central, Tokyo Electric Power (TEPCO), tendrá que pagar 15,2 millones de yenes (141.780 dólares) en daños a la familia de Fumio Okubo, informó la agencia japonesa Kyodo.

Okubo, la persona más mayor del pueblo de Iitate, a 30 kilómetros de la central de Fukushima Daiichi, se quitó la vida en su habitación el 12 de abril de 2011, un día después de que se diera a conocer la noticia de que el Gobierno nipón estaba listo para emitir una orden de evacuación en esa zona.

Ahora, un tribunal de Fukushima reconoce una relación entre el suicidio del hombre y la orden de evacuación por el estrés que le causó, después de que este dejara una nota a sus familiares en la que escribía que "se sentía muy mayor para seguir viviendo", según medios locales.

La compañía ya tuvo que compensar a los familiares por otros dos suicidios de residentes después de tener que abandonar sus hogares.

Tras el accidente nuclear desencadenado por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011, las autoridades niponas establecieron zonas de evacuación obligatoria y áreas de acceso restringido en torno a la central de Fukushima Daiichi, en función de los niveles de radiactividad detectados.

Desde entonces, las autoridades han reabierto progresivamente estas zonas tras completar tareas de limpieza y descontaminación radiactiva, aunque muy pocos de los desplazados han querido regresar a sus antiguos hogares por el miedo a que persista la radiactividad.

En el caso de Iitate, la orden de evacuación fue levantada para la mayor parte de la ciudad en marzo de 2017, después de que las tareas de descontaminación ayudaran a reducir el nivel de radiactividad y ahora residen allí 41 personas, según el censo de mayo de 2017.