Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
EFE
La futura modificación constitucional en China para que un presidente pueda gobernar más de 10 años, lo que abre la puerta a que Xi Jinping siga en el poder la próxima década, se ha recibido hoy con elogios de la prensa oficial y censura en las redes chinas, donde no se permite comentar la noticia.

La red social Weibo, equivalente local a Twitter, no permite comentarios a esta información en las cuentas oficiales donde se publicó, ni permite mostrar los mas de 3.000 que sí se pudieron dejar en la primera noticia que se dio del tema, procedente de la agencia oficial Xinhua.

PUBLICIDAD

Además, comentarios lanzados horas después de que la reforma constitucional fuera anunciada ayer domingo, que compararon el panorama que se abre en el régimen chino con el de la vecina Corea del Norte, fueron borrados poco después.

El Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) propuso ayer eliminar el límite de dos mandatos para el presidente y el vicepresidente del país, un cambio que de aprobarse permitiría que Xi pudiera ser reelegido por tercera vez.

También se planteó la inclusión de las teorías de Xi -el líder chino que más poder ha acumulado en el régimen desde Mao Zedong- en la Constitución nacional, unos cambios que podrían aplicarse ya el próximo mes de marzo, durante la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (máximo órgano Legislativo chino).

La noticia ha sido recibida con elogios por la prensa del régimen, y la agencia oficial Xinhua aseguró que las modificaciones constitucionales habían sido apoyadas por la mayoría de los altos cargos y la población.

El diario Global Times, ligado al Partido Comunista de China, señaló en su editorial que los cambios no conllevaban necesariamente una eternización en el asiento presidencial y aseguró que el régimen "ha resuelto efectivamente el relevo en el poder" desde las últimas cuatro décadas de reforma y apertura.

El portavoz de Asuntos Exteriores chino Lu Kang respondió hoy a las críticas sobre la posible continuidad de Xi en el poder que ha habido en los medios internacionales, y señaló que la revisión de la constitución "era un asunto del pueblo chino".

La posible no retirada de Xi del poder en 2023, cuando teóricamente acaba su segundo mandato, era motivo de especulaciones desde noviembre del año pasado, cuando el XIX Congreso del Partido Comunista se clausuró con nuevos líderes de la formación pero sin un heredero aparente para el presidente y secretario general.

En Hong Kong, donde hay una mayor libertad de expresión y prensa que en el resto de China, sí ha habido algunos ejemplos de críticas a la medida anunciada el domingo, como la procedente del activista Joshua Wong, uno de los líderes de la Revolución de los Paraguas de 2014.

En su cuenta de Twitter, Wong se refirió a Xi como un "emperador" y aseguró que la medida "significa que China volverá a tener un dictador como jefe de Estado".