Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Salah Abdeslam, el único superviviente de los comandos yihadistas que atacaron a París el 13 de noviembre 2015, aparecerá por primera vez en público para responder por primera vez en público desde Bruselas por un tiroteo con la policía ocurrido en marzo de 2016, meses después de los atentados en Francia.

Este juicio es un anticipo del que tendrá lugar en Francia por los ataques que causaron la muerte de 130 personas. Pero se lo espera ansiosamente para saber si este delincuente común convertido en «enemigo público número uno de Francia» romperá su silencio sobre la célula yihadista. Por el momento, Abdeslam se ha negado a responder a las preguntas del tribunal belga: «Mi silencio no me convierte en criminal, es mi defensa», ha alegado.

Transferido a finales de abril de 2016 a Fleury-Mérogis en la región de París, Abdeslam salió de su prisión francesa por la noche para ser trasladado a Bélgica. Un convoy de vehículos de la policía de élite GIGN francés salió de la prisión en el frío de la noche.

Con 28 años, este marroquí de origen francés que creció en Molenbeek, un barrio multiétnico y mestizo en Bruselas, aparece en el corazón de una célula yihadista implicada en al menos tres casos terroristas importantes.

Los ataques de noviembre de 2015 en París, los del 22 de marzo de 2016 en Bruselas (32 muertos) y el ataque abortado en el tren Thalys Amsterdam-París en agosto de 2015 posiblemente formen parte del mismo operativo de la organización yihadista Estado Islámico (EI), dice el fiscal federal belga.

Los hechos por los cuales se probará Salah Abdeslam de lunes a viernes se remontan al 15 de marzo de 2016. Investigadores franceses y belgas sufrieron un ataque armado durante una búsqueda rutinaria en uno de los escondites en Bruselas de Abdeslam, ubicada en rue du Dries in Forest. Tres policías resultaron heridos y un yihadista argelino de 35 años, Mohamed Belkaïd murió cubriendo la fuga de Abdeslam y un cómplice, Sofiane Ayari, un tunecino de 24 años.

Tres días después, Salah Abdeslam fue detenido junto con su cómplice Ayari, lo que, según los investigadores, supuso el desencadenante de los ataques el 22 de marzo de 2016, cuando tres atacantes suicidas se inmolaron en el aeropuerto y en el metro de la capital belga.

El terrorista fugado
Salah Abdeslam, cuyo hermano Ibrahim fue uno de los terroristas suicidas de París, huyó aquella noche de la capital francesa y logró llegar a Bruselas, donde escapó de las fuerzas de seguridad durante cuatro meses hasta que fue detenido el 18 de marzo de 2016, tres días después del tiroteo con la policía por el que se le juzga.

Cuatro días después de su captura en el barrio bruselense de Molenbeek-Saint-Jean, otros tres integrantes de ese mismo grupúsculo del Estado Islámico vinculado a Bruselas atentaron contra el aeropuerto y la red de metro de la capital belga, y asesinaron a 32 personas y causaron lesiones a otras 340.

De nacionalidad francesa y origen marroquí, pero criado en Bélgica, se considera a Abdeslam uno de los terroristas que mataron a 130 personas en París el 13 de noviembre de 2015 y se cree que tuvo un papel significativo en la logística de los peores atentados en suelo francés desde la Segunda Guerra Mundial.

Fue el único de la célula islamista que aquella noche no activó su chaleco explosivo, supuestamente porque no funcionó, y que tampoco fue abatido durante los mismos ataques o cinco días después en la cercana localidad de Saint-Denis, donde la policía terminó con la vida del presunto coordinador de los atentados, el belga-marroquí Abdelhamid Abaaoud, y de dos de sus colaboradores.

Durante el juicio, el presunto terrorista no pernoctará en Bélgica, sino que regresará a dormir a la cárcel francesa de Vendin-le-Vieil, cercana a la fronteriza ciudad francesa de Lille.

Los medios galos señalan que Abdeslam estará confinado en una celda de 9 metros cuadrados con videovigilancia las 24 horas, desde donde cada día recorrerá 150 kilómetros para asistir al tribunal.

7/TENDENCIAS/carousel