Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Ante los luctuosos acontecimientos ocurridos en la ciudad de Oruro donde se registró una explosión supuestamente de una garrafa de GLP, el pasado 10 de febrero, el consultor energético Mauricio Medinaceli señaló en su cuenta de Facebook, que si se tienen garrafas en mal estado se debe, en parte, al precio subsidiado del GLP en el país, que no permite márgenes adecuados de reposición.

DECLARACIÓN

El director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Gary Medrano aseguró que el 100 por ciento de las garrafas en el país estaría garantizado. En 2008 YPFB compró una fábrica de garrafas, pero no se conoce el destinó de dicha inversión, ni la producción lograda.

Medrano, garantizó la seguridad de las garrafas que están en uso en el mercado nacional, pero que, en el caso de Oruro, enviaría expertos para analizar el tema. Ello dio la pauta para buscar opiniones de expertos en este delicado caso.

Al respecto, el consultor privado de energía, Boris Gómez Úzqueda, coincidió con Medinaceli al indicar que es verdad que el subsidio distorsiona el mercado y perjudica la reposición, en este de garrafas nuevas.

FÁBRICA

Asimismo, hay que recordar que en la presidencia de Santos Ramírez, en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), en 2008, se compró de proveedor provado una fábrica de garrafas de gas, y reacondicionamiento, en la ciudad de El Alto, cuya capacidad de producción era de 600 unidades día, según el portal HoyBolivia.com.

“Esta es una decisión importante porque generará ingresos adicionales y empleos”, señaló entonces el presidente de YPFB, durante la inspección de la nueva industria ubicada en la zona alteña de Senkata, en el tramo La Paz-Oruro y, concretamente, en el desvío de la Av. 6 de Marzo al municipio de Achocalla.

La planta tenía el objetivo de elevar la seguridad mecánica y técnica de las garrafas que son utilizados por millones de familias en el territorio nacional. La inversión alcanzaba a 216.000 dólares, que será cubierto con los mismos ingresos de operación que genere la planta en los próximos meses.

SEGURIDAD

A raíz de la opinión de Medinaceli respecto a lo que pasó en Oruro, quien señaló que debido a este hecho mucha gente ahora pide garrafas “más seguras”. “No se sabe aún si ésa fue la causa, pero si tenemos garrafas en mal estado se debe, en gran parte, al precio subsidiado al GLP. Que no permite márgenes de reposición adecuados para dichas garrafas”, replicó el especialista en su cuenta de Twitter.

La aplicación del subsidio al consumo de GLP, y otros carburantes, como el diésel y la gasolina, también fue parte del análisis de la Fundación Milenio, que identificó tres tipos de subsidios relativos a precios por debajo del costo de producción, costos con margen de ganancia pero con precios que no cubren dichos costos y la aplicación de impuestos específicos.

Fuente: El Diario