Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Este jueves, el Proyecto de Cooperación Triangular Argentina, Alemania y Bolivia realizaron la presentación de dos guías, las cuales brindan pautas y herramientas necesarias para la industria vitivinícola de Bolivia sobre las prácticas de eficiencia hídrica y energética en bodegas y en campo, identificándose las mayores áreas de consumo. Según explicaron los expertos esto será ejecutado en el valle central de Tarija, beneficiando a pequeños y grandes productores.

El Proyecto de Cooperación Triangular es ejecutado por el Gobierno Autónomo Departamental de Tarija, el Departamento General de Irrigación de Mendoza (DGI) y el sector privado, representado por la Asociación Nacional de Industriales Vitivinícolas (ANIV), con el apoyo de la Cooperación Alemana, a través de la GIZ.

El asesor en Cooperaciones Triangulares en la Cooperación Alemana, Luis Fernando Guzmán Bejarano, explicó que este proyecto inicia en la gestión 2015, frente a la necesidad incorporar a este proceso el cuidado del medio ambiente, que abarca desde el uso eficiente de los recursos hídricos y energéticos, hasta los posibles efectos que tendría la industria ante el cambio climático.

En ese sentido es que se logra trabajar dos guías. La primera incorpora un compendio de las prácticas obtenidas en el intercambio de experiencias con las empresas vitivinícolas de Argentina, Alemania y Chile. Mientras que la segunda Guía aborda prácticas de uso eficiente y ahorro de agua y energía a nivel predial.

Con las recomendaciones vertidas en dichos documentos se busca concientizar que las empresas vitivinícolas bolivianas se sumen a estos esfuerzos e innoven en sus procesos a través del uso eficiente de sus recursos, así se generará un efecto dominó, lo que puede significar que otras empresas apliquen estos y otros objetivos sustentables.

“Trabajamos con toda la gestión de lo que es el embalse de San Jacinto, apoyando a la buena distribución del agua y aprovechando que se puede disminuir el uso de agua en parcelas y también en las bodegas. El proyecto es para trabajar con todos los usuarios del agua, pequeños y grandes productores”, expuso Guzmán.

Guzmán señaló que para poner en marcha dicho proyecto, también se está desarrollando el Plan Estratégico Vitivinícola para Tarija hacia el 2040, a esto se suma la creación del Protocolo de Sustentabilidad para las Bodegas Bolivianas.

Para encarar dicho proyecto, se tiene el apoyo de la Cooperación Alemana con 300 mil euros para la ejecución, mientras que Argentina también aporta 300 mil euros para las capacidades técnicas y visitantes.

El consultor de GIZ, Jaime Gutiérrez, explicó que con estas guías se buscan encontrar prácticas de sustentabilidad, en eficiencia energética y el uso del agua, mejorando las prácticas en las bodegas y predios de cultivo.

“Estas guías enmarcan practicas puntuales que se puedan adoptar, en ocasiones, no necesariamente haciendo inversión. El desarrollo de estas guías, se pretende hacerlas mediante capacitaciones en los terrenos, lo que fortalecerá la producción y además generará un ahorro de agua, que viene a ser el tema más sensible en estos últimos tiempos”, expuso Gutiérrez.

El asesor General de la Gobernación, José Luis Gandarillas, señaló que desde hace casi dos años es que la entidad departamental ha decidido emprender este proyecto que ha redituado asistencia técnica, y se logra presentar dos guías como producto trabajado. 

“Esto es parte de la primera fase que estamos viendo de trabajar para poder ampliarla, si logramos esta meta, estamos hablando de que vamos incluso a modificar los objetivos para tener un mayor alcance y que podamos lograr tener lo que ya existe en la provincia de Mendoza con el Departamento de Irrigación”, dijo Gandarillas./Agencias
Publicidad

7/TENDENCIAS/carousel