Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Un mujer de 34 años se encuentra internada en la sala de cirugía mujeres del hospital regional San Juan de Dios, debido a las lesiones graves que presenta en la cabeza y ojos, las que fueron provocadas por su ex concubino, quien la golpeó con un barrote metálico y un martillo con la intención de matarla, debido a que él no acepta que ella rehaga su vida con otra pareja.

Según informó el responsable de relaciones públicas del Comando Departamental de la Policía Boliviana, subteniente Georgie Rivera, el 26 de febrero se recibe una denuncia formal contra un sujeto de 55 años, a quien se lo imputó por el delito de feminicidio en grado de tentativa, hecho ocurrido en el barrio Carlos Wagner.

“La denunciante manifiesta que se comunicó con el agresor, alrededor de las 18:30, le dio que le preste plata y que se lo devolvería en unos días (…), el denunciado aceptó, pero le dijo que antes debía quedarse a dormir con él toda la noche, por lo que la víctima fue hacía la casa del agresor, para que le dé el dinero”, dijo.

El sujeto, al abrir la puerta, la recibió, la hizo ingresar e iniciaron la conversación de lo acordado; sin embargo, de pronto él empezó a agredir con palabras soeces y mellando la dignidad de la víctima, a quien le dice que se vaya de su casa.

“Cuando la víctima se iba, fue sorprendida por el agresor, que se encontraba con un barrote de fierro en una mano y en la otra, un martillo (…), la empezó a golpear en los ojos y en la cabeza, la arrastró de la cama, llevándola al baño, donde supuestamente intentó matarla a golpes, ya que quería que pierda el conocimiento”, contó.

La víctima, quien se encuentra en el nosocomio, contó la pesadilla que sufrió esos instantes y cómo le rogó al agresor para que deje de golpearla y no le quite la vida.

“No tienes por qué matarme, – no, ya he comenzado y te tengo que matar, – cómo me vas a matar, no me mates, si me dejas así no te voy a denunciar, si me matas vas a ir a la cárcel (…), -tienes que perder el ojo, tu rostro, no tienes que ser para nadie (…), – le dije piensa en mis hijos; seguía luchando para no perder el conocimiento, sino me quitaba la vida ahí (…), tuve que tratar de alejarme, puse mis manos para que no me siga golpeando en mi cabeza”, contó sollozando la mujer.

Una vez que el agresor se cansó de agredirla, ella le pidió que la lleve a su casa y luego al hospital en una ambulancia, y le dijo que no lo denunciaría ante las autoridades. El agresor aceptó esta propuesta y llevó a la agredida al nosocomio, donde el personal de la Policía lo aprehendió y lo entregó al Ministerio Público.