Tras crecida del río Pilcomayo, Familias damnificadas piden construcción de defensivos

Villamontes.- Las familias damnificadas por la crecida del río Pilcomayo de la comunidad de la Victoria se vieron obligadas a abandonar sus domicilios llevando sus animales y bienes materiales. La mayoría de las mujeres con niñas y niños pequeños salieron caminando 5 kilómetros, otros en caballos y en helicóptero en busca de refugio para sus familias; porque el río inundó sus casas de la costa del bañado y otros lugares. Dada esta situación, piden a las autoridades de turno, construcción de defensivos, quienes pidieron desde hace varios años atrás.

“Exigimos defensivos desde la gestión de Rubén Vaca en la Gobernación, dijo que necesita 70 millones de bolivianos, no le estamos pidiendo de oro para que cueste tanto”, fue testimonio de uno de los afectados que tuvo que abandonar su casa.

Otra damnificada de la crecida del río, señaló; “son seis años que venimos luchando con las autoridades, no nos dieron importancia; nos tienen con mentiras y mentiras, nunca nos dieron solución”, expresó.

El presidente de la Federación de Ganaderos, Lessin Ordoñez, manifestó; la construcción de defensivos reducirá la magnitud de los daños, “es mucho capital que se tienen que invertir en defensivos, pero se evitaría riesgo de todas estas familias por falta de defensivos”.

Las comunidades indígenas afectadas por el desastre son: Cutaiqui, La Victoria, Esmeralda y Carocia; también la población que vive en la costa del Pilcomayo desde Ibibobo. Se perdieron viviendas, animales, bienes materiales entre otros, ahora esperan que en los próximos días se visite a la zona para cuantificar los daños y la cantidad de familias afectadas.

Por la cantidad de lodo depositado en el terraplén del camino y el nivel del agua, imposibilita llegar a las comunidades, Norma Vásquez y Nicanor Castillo, ambos ya cobijados relatan sobre la realidad en la zona. “no hay un lugar seco en la costa del rio, de acá hasta al lado del bañado son 5 kilómetros, en este momento está llegando el río a Esmeralda, esta comunidad pronto estará en la misma situación crítica, no pueden pasar las movilidades” manifiesta Nicanor Castillo.

Por otra parte, Norma Vásquez expresó; “estaba llegando el agua a la casa, también a la casa de él (Nicanor), estaba hasta el portón (puerta). También llegaba hasta la escuela y la posta. Usted vaya y vea señalaba”.

Pese a esta situación, las ocho familias refugiadas en la comunidad Victoria, ya quieren retornar a sus hogares, mientras que otras todavía tendrán que esperar entre 15 a 20 días. “Queremos volver a casa, simplemente salimos con ropa puesta en el cuerpo, no pudimos sacar más cosas… que seque un poco para poder volver a casa. Salimos de nuestras casas a pie y nadando por los trechos”. Dicen las personas damnificadas.

Otra de las afectadas es la comunidad Victoria, de la que es miembro Celmi Castillo, afirmó que el apoyo de las autoridades no fue oportuna, es más, un tractor que llego del Servicio Regional de Caminos, no tenía combustible.

“Mi casa esta bordeada de agua, no tuvimos ayuda, estaban muy apurados; no pudieron hacer nada, echaban de aquí por allá un poco de tierra, estaban pensando en irse que ayudar a la gente. Lo mismo hicieron con la gente de allá (otra comunidad); el tractor, pero no tenía combustible, entonces ¿Para qué vienen si no van a dar una solución? Se preguntó Celmi Castillo.

Por el momento, las familias albergadas están recibiendo víveres y ropa entre otros productos de la campaña que se hizo en coordinación Defensa Civil, el Gobierno Regional, instituciones Públicas del municipio, organizaciones sociales y personas solidarias.

Finalmente, si bien la posta móvil de salud se desplazó hasta la zona, no logró atender a todas las personas refugiadas. (Red Aclo)

Publicidad

Comparte
Síguenos en Facebook