Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Un día después de las movilizaciones en defensa o rechaza a la repostulación en el denominado 21F, la evaluación de sus actores coincide en una mirada de polarización en la sociedad. Para el Gobierno la “aparente bifurcación” deberá resolverse con el voto en las elecciones de 2019, en tanto que representantes de colectivos y plataformas hablan de una tercera vía.

Este 21 de febrero, día en el que se recordó los dos años del referéndum del 2016 en el que se rechazó la repostulación del presidente Evo Morales, en las calles midieron fuerzas sectores del oficialismo que defiende la repostulación y cívicos, colectivos ciudadanos y opositores que, por el contrario, reivindican el cumplimiento del veredicto electoral de hace dos años.

El ministro de Minería, César Navarro, aseguró que el miércoles, a diferencia de lo que anunciaron sus organizadores, no hubo un paro sino una serie de bloqueos con una consigna “antievismo” que estuvo alentada por actores políticos como Carlos Sánchez Berzaín, quien huyó a Estados Unidos tras los luctuosos hechos de octubre de 2003, y el opositor y empresario Samuel Doria Medina.

En esa jornada, por otro lado, sostuvo, hubo una movilización de quienes defienden el derecho de continuar la construcción de una nueva institucionalidad más allá de la simple administración del Estado. Entonces, añadió, que esa disputada por el poder debe resolverse en el marco democrático, que tiene su expresión en el voto.

“Consideramos que esta aparente bifurcación, entre comillas, de poderes, para nosotros tiene, fundamentalmente un sentido mediático, y la única manera de resolverla por la vía democrática, el 2019 será el momento democrático de esa resolución”, aseguró Navarro en una entrevista con la red Unitel.

Bloqueos caracterizaron la jornada de paro cívico en ciudades como La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Tarija, Sucre, Trinidad y Oruro en demanda de respeto al 21F. Mientras que el oficialismo protagonizó marchas y concentraciones en diferentes ciudades para proclamar como candidato a Morales, en una especie de contrapeso frente al paro.

El exdefensor del Pueblo Rolando Villena fue uno de los impulsores de la protesta en defensa del voto de febrero de 2016 y consideró que ahora el Gobierno debiera reflexionar sobre lo ocurrido para finalmente retroceder en la repostulación, que fue habilitada por un fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).

Pero también añadió en una entrevista en el canal universitario que la movilización ciudadana mostró que está “cansada” de las mismas figuras políticas. “La gente está cansada de las mismas figuras, del discurso repetitivo y no hay nada nuevo, nada innovador que la gente perciba como señal. Ya ha llegado a un nivel de hastía en la gente para tener otras figuras, otra gente que reconduzca esto”, sostuvo.

Similar percepción tiene el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, quien también participó de la movilización del miércoles que concluyó con una masiva concentración en inmediaciones de la casa superior de estudios.

“Para el pueblo boliviano, la oposición es exactamente lo mismo que es el Gobierno, la misma forma de hacer política, la misma forma de abuso cuando ellos gobernaban, entonces no estoy hablando a nombre de la oposición, estoy hablando a nombre de una ciudadanía, de toda una población que quiere otra cosa en Bolivia y que así como censura las acciones del Gobierno también censura las acciones de la clase política tradicional”, señaló en Unitel.

Navarro insistió en que la consigna de las movilizaciones alentadas por los cívicos fue el “antievismo” y que el trasfondo es político.

En Santa Cruz fue donde hubo un mayor acatamiento del paro y el vicepresidente del Comité Cívico, Luis Camacho, anunció la gestión de una próxima reunión con sus similares del resto de Bolivia para perfilar nuevas movilizaciones en defensa de la democracia y el voto del 21F. 

Publicidad