Víctima de la primera explosión en Oruro tenía 135 hectáreas de tierra

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo el jueves que la hipótesis que cobra mayor fuerza sobre las explosiones en Oruro está relacionada con un "tema familiar". Luego, en Sucre, afirmó que son probables los móviles económicos y hoy reveló que Ana Fernández, una de las ocho víctimas de la primera detonación, posee 135 hectáreas de tierra y estaba involucrada en la compra de un ingenio minero.

"La información que tenemos es que la señora tiene 135 hectáreas de propiedad, que no son contiguas sino dispersas, adquiridas en distintos tiempos, también había un yacimiento minero que iba a ser adquirido", aseveró en entrevista con radio Compañera.

La autoridad también destacó que la publicación del identikit del "principal sospechoso", que ahora es "testigo clave" fue muy útil, aunque evitó dar más detalles, explicando que la investigación está en reserva, aunque no de forma absoluta.

"Nos inclinamos en pensar de que una persona experta se ha trasladado, ha dejado el explosivo y se ha alejado", manifestó, detallando que se presume que el autor se demoró unos 27 segundos para ir al lugar, dejar el explosivo y alejarse.

"Hubo un error inicial, la gente de bomberos asumió que se trataba de una fuga de gas y con toda la confusión de salvar a los heridos, muchas personas fueron trasladadas a centros médicos con urgencia, eso generó confusión, desorden, entonces hubo cierta demora en cerrar el lugar de los hechos, para buscar no solo la garrafa sino la mecha", reconoció sobre la primera hipótesis.

Respecto a la triangulación de llamadas, Romero lamentó que de los 15 requerimientos realizados solo dos tuvieron respuesta, por lo que solicitó colaboración a las empresas telefónicas. 

Producto de la primera explosión ocho personas perdieron la vida, Herbert Gutiérrez (38), Jannete Vicenta Gutiérrez (47), Ariana Fátima Herrera (16), Nicol Gutiérrez Guarachi (24) Ana Fernández de Gutiérrez (71), Gisel Katerine Valderrama (24), Gabriel Fernández Gutiérrez (7) y Emily Fernández Gutiérrez (2), todos parte de la misma familia.

El ministro aseguró que se pone a disposición de la Policía todos los elementos tecnológicos para indagar los sucesos registrados el sábado y el martes de Carnaval. Lamentó que solo se tengan imágenes de ocho cámaras y no todas en una posición adecuada.

Comparte
Síguenos en Facebook