Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
AFP
El parlamento sudafricano se dispone a elegir este jueves a Cyril Ramaphosa como nuevo presidente de la República, tras la renuncia la víspera de Jacob Zuma al cabo de un largo combate con su partido, el Congreso Nacional Africano (ANC), en el poder.

Zuma, debilitado por un escándalo de desvío de fondos públicos, anunció el miércoles por la noche que ponía fin a nueve años de presidencia, acatando las órdenes de su partido que lo amenazaba con un voto de desconfianza en el parlamento.

"He decidido dimitir como presidente de la República con efecto inmediato, aunque estoy en desacuerdo con la dirección de mi organización" declaró Zuma, en un discurso televisado.

Como era de esperar, el ANC, que tiene mayoría absoluta en el parlamento, confirmó en un comunicado que presentará la candidatura de Ramaphosa, de 65 años, "para que sea elegido nuevo presidente de la República sudafricana".

La votación está prevista a partir de las 12.00 GMT.

Cyril Ramaphosa, que asumió en diciembre el liderazgo del ANC, buscaba la salida de Zuma, salpicado por varios casos de corrupción, con el fin de evitar una catástrofe electoral en las elecciones generales de 2019.

El futuro mandatario, un exsindicalista convertido en millonario, prometió reactivar la economía del país, que lleva tiempo estancada, y erradicar la corrupción que azota a su partido y a la cúpula del Estado. Ramaphosa buscaba una salida consensuada del poder de Zuma, pero tuvo que hacer frente al obstinado rechazo de éste en dejar la presidencia pues su mandato solamente expira el próximo año.

Después de varias semanas de fallidas negociaciones con Zuma, que sumieron al país en una importante crisis política, la dirección del ANC decidió el martes exigirle que dejara el poder lo antes posible.

En principio, el mandatario sudafricano no tenía ninguna obligación constitucional de respetar la decisión del NEC. Pero, al negarse a acatar la orden de su partido, el ANC podía presentar una moción de censura ante el Parlamento, que podía recibir el apoyo de la oposición.

Ésta, que llevaba tiempo reclamando la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas, celebró el anuncio de su dimisión. "Zuma hizo mucho daño a nuestro país (...). Bajo su reinado, la corrupción se extendió hasta casi destruir nuestro país", declaró el jefe de la opositora Alianza Democrática (DA), Mmusi Maimane.

Alivio 

Tras semanas de tensiones, el ANC, que gobernó Sudáfrica desde el final del apartheid en 1994, acogió la dimisión de Zuma con alivio.

"No vamos a celebrarlo", declaró sin embargo una de sus responsables, Jessie Duarte. "Hemos tenido que 'retirar' a un dirigente que sirvió a nuestro movimiento durante más de 60 años, no es cosa fácil". A poco más de un año de las elecciones generales, la tarea del futuro presidente Ramaphosa, de 65 años, se antoja complicada Coincidencia o no, la policía allanó el miércoles en la mañana la casa en Johannesburgo de la polémica familia Gupta, en el centro de los escándalos que involucran al presidente.

Ocho personas fueron detenidas en ese operativo,realizado en el marco de las investigaciones sobre el supuesto tráfico de influencias y desvío de fondos públicos de un grupo de empresarios muy cercanos al presidente Zuma Pero Zuma está dispuesto a vender muy cara su piel, en el ámbito judicial.

"Es un personaje aún muy influyente en el seno del ANC" recuerda a la AFP el analista Ralph Mathekga. "Si el ANC no quiere problemas, deberá tratarlo con cuidado".