Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, habló hoy de ''traidores'' tras el proceso iniciado en el parlamento para su destitución, sostuvo que el mismo ''pone en ridículo'' al país e insistió en que no renunciará.

Al alegar inocencia, el mandatario, cuyo cese piden congresistas por vínculos de negocios con la empresa brasileña Odebrecht y por contradicciones en sus explicaciones, dijo que 'mi conciencia está limpia y no dejaré que traidores, no digo quien...'.

En una visita a la surandina ciudad de Puno y ante una concentración, Kuczynski no completó la idea, mientras parlamentarios y dirigentes de su partido emplazan al primer vicepresidente, Martín Vizcarra, su sucesor de aprobarse la destitución, a pronunciarse contra la llamada vacancia presidencial.

Vizcarra, embajador en Canadá, guarda silencio sobre el tema, algo similar a lo que hizo tras el primer intento de vacancia, fracasado en diciembre último a duras penas por la abstención de una fracción de la mayoritaria bancada del partido neoliberal Fuerza Popular.

Entonces en un primer momento solo publicó un breve mensaje en el que se declaró listo para asumir sus responsabilidades y después proclamó su lealtad al presidente.

Kuczynski anunció entonces que, si fuera destituido, Vizcarra y la segunda vicepresidenta, Mercedes Aráoz, renunciarían, lo cual daría logar a nuevas elecciones presidenciales y legislativas.

El legislador Guido Lombardi, del partido gobernante Peruanos por el Kambio (PPK), dijo que Vizcarra 'debe dar la cara, hablar con los medios y decir si él es parte o no de esta componenda (conspiración) que busca la vacancia'.

El vocero de la bancada de PPK, Gilbert Violeta, también pidió un deslinde público a Vizcarra y afirmó que no cree que el primer vicepresidente 'se va a prestar a este juego de desestabilización'.

Su compañero de partido Juan Sheput fue más allá y sostuvo que César Villanueva, uno de los promotores de la vacancia, es muy amigo de Vizcarra y emplazó a este a comprometerse públicamente a renunciar a la sucesión y planteó que lo mismo haga la segunda vicepresidenta, Mercedes Aráoz.

De esa manera, añadió, asumiría la presidencia el presidente del parlamento, Luis Galarreta, de FP y que este partido, de la dirigente neoliberal Keikpo Fujimori, tendría que asumir la responsabilidad de la inestabilidad creada.

'Estoy confiada que él mantiene la lealtad con el presidente y con la gobernabilidad', dijo a su vez Aráoz sobre Vizcarra y, preguntada si renunciaría en caso sea destituido Kuczynski, respondió que 'no voy a apoyar nada que signifique cambio y que afecte la estabilidad jurídica en el país'.

De otro lado, en su alegato contra la destitución, en Puno, el presidente llamó a reclamar al Congreso de la República que lo deje trabajar y argumentó que el nuevo pedido de vacancia, menos de tres meses después de frustrarse el primero, tiene la misma fundamentación, lo que 'pone en ridículo al Perú'.

Ello, prosiguió, debido a que el presidente sería destituido cuando el gobierno prepara aquí la VIII Cumbre de las Américas y señaló la posibilidad de que el parlamento quiere cesarlo después de la reunión, 'para no quedar mal'.

'Yo me voy a defender y no renunciaré, porque no he hecho nada' que amerite retirarse, alegó el gobernante.

7/TENDENCIAS/carousel