Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Dos militares con grado de sargento fueron victimados con disparos de armas de fuego tras ser emboscados por contrabandistas, luego de operativos en que habían arrebatado cinco vehículos indocumentados. El comandante departamental de la Policía de Oruro, Romel Raña, señaló que el hecho se produjo en la comunidad Cahuana, en el municipio de Sabaya, y que hay dos mujeres arrestadas con fines investigativos, que supuestamente son propietarias de algunos de los vehículos retenidos.
Los fallecidos son Fidel Chávez Huarino y Vladimir Siñani Ticona, que formaban parte de los operativos de la Unidad de Control Aduanero (UCA). Raña señaló que, de acuerdo a entrevistas a funcionarios de la UCA y a testigos, se logró establecer que  se habían retenido cinco vehículos chutos en la localidad de Huachacalla y que fueron trasladados a la unidad militar de la zona; sin embargo, al parecer por desperfectos mecánicos, uno de los motorizados, un Toyota Corolla color blanco, en el que estaban los militares, se separó de la caravana y fueron interceptados por una camioneta Toyota color beige con contrabandistas que abrieron fuego contra Chávez y Siñani.
Extraoficialmente se conoció que era una vagoneta marca Toyota Tundra, sin placa, que llevaba una leyenda de una marca deportiva en la parte posterior.
El hallazgo de los cuerpos
Cuando se percataron de la ausencia del quinto vehículo, los funcionarios del UCA fueron en su búsqueda y hallaron a Fidel Chávez con un disparo en la frente y lo trasladaron al hospital de Huachacalla, donde fue declarado muerto a las 12:15.
El médico Rolando Poma señaló que la muerte se debió a una herida de arma de fuego en la región frontal con exposición de masa encefálica.
Los miembros de la UCA sentaron denuncia de lo ocurrido en Sabaya y la Policía desplegó un operativo en la zona de los hechos, donde se encontró a la otra víctima, Vladimir Siñani, a unos 100 metros de la carretera Sabaya-Cahuana.
En fotografías que circularon por redes sociales se puede observar que también presentaba disparos con arma de fuego en la cabeza. Los dos cadáveres fueron trasladados anoche a la capital orureña para realizar la autopsia de ley.
Rastrillajes en la zona
Raña señaló que se organizaron ocho equipos con agentes de la Felcc, Homicidios, Felcn, DACI y otras unidades de la Policía de Oruro para realizar un rastrillaje en la zona.
Hasta el cierre de esta edición no se tenían novedades sobre los autores de las muertes, pero Raña confirmó que dos propietarias de los vehículos indocumentados retenidos estaban siendo trasladadas hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para tomarles declaraciones informativas.
El jefe del Centro de Operaciones del Ejército (COE), general Mario Peinado, se trasladó hasta Huachacalla, al suroeste de Oruro, para realizar investigaciones y precisar lo acontecido en la zona aledaña a las poblaciones de Sabaya y Pisiga, cerca de la frontera con Chile.
Al ser consultada por EL DEBER, la Aduana señaló que se manifestarían sobre los sucesos luego de que lo hagan las Fuerzas Armadas, que son los directos afectados en este sangriento hecho con la baja de dos uniformados.
La violencia se impone
La muerte de estos dos militares se da casi cuatro meses después de la muerte de un joven que supuestamente conducía un camión con contrabando y tras lo cual se han sucedido una serie de hechos que va creciendo en violencia, al punto de que la Aduana llegó a utilizar, el 22 de marzo, un tanque de guerra en un operativo debido a las amenazas con armas de fuego y con dinamitas por parte de los contrabandistas.
Para recordar, el 2 de marzo en la zona de Achicarriba (salida a la ciudad de La Paz), cuatro patrullas interceptaron un camión con contrabando que luego les fue arrebatado al ser atacados a pedradas por unas 50 personas. 
 Otro de los hechos que muestra el nivel de osadía de los contrabandistas sucedió en diciembre, unas 60 personas se vieron involucradas en el asalto armado a las instalaciones de la Aduana Nacional de Bolivia en la localidad de Tambo Quemado para llevarse mercadería que estaba incautada en los almacenes. Las personas que irrumpieron portaban armas de fuego y explosivos para derribar la pared del recinto aduanero.

7/TENDENCIAS/carousel