Después de 32 años: Viuda se entera que en la tumba de su esposo están sus asesinos

La Fiscalía General de Colombia anunció este jueves que fueron identificados los cuerpos de tres personas fallecidas en la toma del Palacio de Justicia, perpetrada en noviembre de 1985 por la guerrilla M-19.

Con la noticia, Fabiola Hernández Guevara se dio cuenta que llevaba 32 años visitando y llorando en la tumba de los homicidas de su marido, creyendo que era de él.

Mediante una serie de verificaciones y estudios antropológicos y genéticos de Medicina Legal, se pudo identificar los restos de Libardo Durán, agente del entonces F-2 y escolta personal del doctor Alfonso Reyes Echandía, entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia. El problema es que sus restos ya habían sido entregados a su familia el mismo año de su asesinato, o por lo menos eso creyeron todos hasta ahora.

En diciembre de 2017, el Gobierno avisó a Fabiola que en el lugar donde creían que estaba enterrado Durán, que murió con apenas 28 años, en realidad yacían los restos de dos integrantes de la desmovilizada guerrilla del M-19. Eran unos de los 35 combatientes que irrumpieron en el Palacio y mantuvieron a cerca de 350 rehenes, dejando un saldo de 98 muertos y 11 desaparecidos.

En relato para El Espectador, la viuda, de entonces 20 años, contó que se enteró de la toma por el aviso de una vecina que sabía que su marido almorzada con ella cada día en su casa. Pero ese día no alcanzó a llegar antes de que el M-19 irrumpiera en el Palacio. Así lo vio por noticias y de inmediato salió a verlo con sus propios ojos. Solo cuatro días después se enteró de la muerte de su esposo, le entregaron un ataúd con sus supuestos restos, que enterró el día que cumplían un año de casados: 11 de noviembre de 1985.

Con unas exhumaciones en el marco de la investigación que aún no se cierra pese al tiempo transcurrido desde el histórico hecho, las autoridades descubrieron que en el ataúd de Durán realmente estaban los guerrilleros Noralba García y Alfonso Jacquin, quienes murieron en el cuarto piso del Palacio de Justicia.

Pese a la conmoción, el poco de tranquilidad de Fabiola fue que la Fiscalía ubicó entre los restos que fueron exhumados en 1998, en una fosa común del Cementerio del Sur, en Bogotá, los restos de su esposo. En ese lugar también fueron encontrados desaparecidos en la avalancha de Armero (Tolima) y personas no identificadas.

Fuente: Infobae
Comparte
Síguenos en Facebook