Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El presunto cerebro ruso de un tráfico de cocaína en la Embajada de Rusia en Argentina, Andrei Kovalchuk, fue detenido en Alemania donde se había fugado, anunció hoy la policía alemana.

Se sospecha que el detenido estaba al frente de un tráfico de droga en Argentina, donde se encontraron casi 400 kilos de cocaína -de un valor de 62 millones de dólares- en un anexo de la embajada rusa en Buenos Aires.

PUBLICIDAD

"Unidades de Berlín detuvieron a Kovalchuk. Actualmente, se encuentra bajo custodia de la policía", declaró a la AFP un portavoz policial alemán.

Kovalchuk está acusado de haber "constituido una organización criminal cuyo objetivo era el tráfico de cocaína de Argentina hacia Rusia".

La fiscalía indicó en Berlín que este hombre, de 49 años, fue detenido en el marco de una operación internacional dirigida por Rusia.

Antes de la detención de Kovalchuk, cinco personas habían sido arrestadas en este caso investigado conjuntamente por las policías argentina y rusa: dos en Argentina y tres en Rusia.

Entre las personas detenidas en Buenos Aires figura un ruso nacionalizado argentino que había integrado la policía de la capital en 2013.

La agencia rusa de noticias Interfax, que cita a una fuente rusa cercana a la investigación, indicó que Moscú pedirá la extradición de Kovalchuk, y que el proceso "podría tardar meses, incluso más".

 16 maletas de cocaína
Andrei Kovalchuk estaba prófugo en Alemania. La droga había sido  descubierta, escondida en 16 maletas, tras una denuncia del embajador ruso en Buenos Aires, Viktor Koronelli.

Según explicó en febrero en conferencia de prensa la ministra argentina de Seguridad, Patricia Bullrich, se trató de una de las operaciones "más complejas, extravagantes y profesionales que ha tenido Argentina en temas de narcotráfico".

"Se trata de una banda narcocriminal que estaba intentando utilizar el correo diplomático de la embajada rusa" para llevar la droga a Europa, explicó entonces la ministra Bullrich.

La droga fue hallada en un anexo a la legación diplomática tras esa denuncia del embajador ruso en Argentina, y a partir de ese momento comenzó la investigación.

Según el relato de Bullrich, el 13 de diciembre de 2016 el embajador Koronelli la llamó por teléfono cerca de las nueve y media de la noche y poco después se presentó en su despacho junto con tres miembros del servicio de seguridad ruso para comunicarle sus sospechas de que en un anexo de la embajada se ocultaba droga.

El anexo, que es territorio ruso, se halla a unas cinco calles de la sede diplomática.

La ministra convocó entonces a un juez, Julián Ercolini, quien en el momento emitió la orden judicial para comenzar la investigación

La droga, "de gran pureza" tiene un valor "de unos 50 millones de euros (USD 62 millones) en el mercado ruso" y estaba destinada a Rusia y probablemente Alemania, según los investigadores. El origen de la drogas podría situarse en Colombia o Perú, según estas fuentes.