Dormir menos horas y el estrés envejecen más rápido la piel

El estrés, no dormir lo suficiente, falta de cuidados contra los rayos solares, los malos hábitos alimenticios, el consumo de tabaco y alcohol, la contaminación ambiental y una mala hidratación son los ocho factores que aceleran el envejecimiento de la piel.

“El envejecimiento de la piel es un fenómeno inevitable que depende de factores genéticos, elementos externos y del estilo de vida de cada persona”, explicó la científica francesa Marie Christine Cassou, gerente del Centro de Investigación y Desarrollo de la empresa de cosméticos Yanbal. Especificó que la pérdida de firmeza, elasticidad, tonicidad y volumen causan que la piel se “descuelgue” y eso deriva en que las arrugas se “profundicen”, pero la situación tiende a acelerarse con los ocho factores mencionados.

Sonia Paredes, dermatóloga del Hospital de Clínicas, en La Paz, señaló que la piel comienza a envejecer habitualmente desde los 35 años, edad en la que se vuelve ligeramente flácida, pero las líneas de expresión hacen su aparición cerca de los 40 años, debido a que la renovación celular es más lenta y provoca un relajamiento de la epidermis.

“Aparecen arrugas en la frente y patas de gallo en las esquinas de los ojos. A los 50 aumentan las manchas en la piel, arrugas en la boca y en el mentón, y al cabo de los años la piel se deshidrata, se vuelve más seca, menos elástica y más delgada”, dijo la especialista.

Cuidados. Para mantener una apariencia joven, Cassou recomendó modificar algunos hábitos que reduzcan el impacto de los radicales libres (moléculas), que atacan las fibras de colágeno.

“El principal enemigo de la piel es la exposición excesiva a rayos ultravioleta porque genera manchas, reduce la hidratación y favorece el desarrollo de cáncer”, resaltó.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón.
Comparte
Síguenos en Facebook