Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El ministerio de Economía y Finanzas Públicas desmintió la versión del director ejecutivo de la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol), Roberto Calderón, quien denunció que al menos 22 millones de bolivianos de la entidad, que fue cerrada ayer, fueron desviados a las cuentas del extitular de esa cartera de Estado, Luis Arce Catacora.

“Los recursos a los que hace referencia Calderón fueron depositados a la cuenta bancaria que autorizó Ecobol”, refiere una nota de prensa del ministerio citado anteriormente. “El Ministerio de Economía realizó el pago de NOCRES (notas de crédito fiscal) al SIN por un monto de Bs. 23.587.026 millones, pago al SENASIR de Bs 1.315.836 millones, pago al SENAPE por un monto de Bs 90.551, de acuerdo al Decreto Supremo 2140 del 9 de octubre de 2014” indica la nota.

Calderón denunció el jueves que Arce Catacora guardó Bs 22 millones en una cuenta particular que supuestamente fue destinada a la reestructuración y la implementación de tecnología de la estatal de correos, pero esos recursos económicos habrían sido desviado para otros fines.

“Correos es una mina de oro. Lamentablemente  cada gobierno de turno no administró como debería  la empresa, siempre hubo malversaciones, para cada campaña se sacó plata. Este último, el gobierno  del MAS (Movimiento Al Socialismo), el señor  exministro (de Economía), Luis Arce, desembolsó Bs 22 millones a una cuenta particular. Esa plata era para la reestructuración”, dijo el ejecutivo según cita el portal Urgente.bo.

“Esa plata se ha desviado y hasta ahorita sigue prófugo el señor Luis Alberto Paz Roldan (exgerente de Ecobol). En el 2013 se despilfarró  los 22 millones de  bolivianos, esa plata era una inyección para que Correos siga trabajando e implementar tecnología”, agregó.

El dirigente precisó que en 2013 esta denuncia fue realizada ante los ministerios de Trabajo, de Transparencia y el Defensor del Pueblo "pero no nos hicieron caso, porque dependen del Gobierno”.

El jueves, la Ecobol amaneció rodeada de policías porque el Gobierno determinó cerrar la empresa supuestamente por el avance tecnológico que dejó en desuso el correo tradicional. Al menos 400 trabajadores quedarán en la calle después de que cobren, según el Ejecutivo, sus beneficios sociales.