El canciller chileno analiza con sus antecesores los alegatos sobre la demanda

EFE
El ministro chileno de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, se reunió hoy con una decena de excancilleres para analizar los últimos detalles de la defensa de su país en los alegatos orales de la demanda marítima de Bolivia, que comenzarán el próximo lunes en La Haya.

"Todos llegaron con el fin de compartir su experiencia, dar a conocer su visión sobre lo que estamos enfrentando y con el fin de manifestar su apoyo hacia la defensa de los intereses de Chile", manifestó Ampuero.

La asistencia al encuentro de casi todos los excancilleres de los Gobiernos desde 1990, e incluso alguno que ocupó el cargo durante la dictadura militar (1973-1990), demuestra según Ampuero, que la política exterior chilena "no se improvisa".

La fase de alegatos orales de la demanda que Bolivia presentó en 2013 buscando que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) obligue a Chile a negociar la restitución de un acceso soberano al Pacífico se desarrollará entre el 19 y el 28 de marzo.

El canciller afirmó estar "calmado" porque la preparación de la defensa chilena es "sólida, coherente, y cuenta con el respaldo y la fuerza que nos da la historia, los hechos, el derecho y el apoyo de la inmensa mayoría de los chilenos".

Ampuero dio por cerrada la polémica que se creó a raíz de unas declaraciones del senador y excandidato presidencial Alejandro Guillier en las que planteó la posibilidad de intercambiar mar con soberanía por territorio con Bolivia.

El canciller conversó el martes con Guillier, que forma parte de la comitiva de parlamentarios que viajará a La Haya para acompañar la defensa chilena, y aseguró que el senador tiene la "convicción profunda" de que Chile no tiene ninguna obligación de negociar con el país vecino.

El nuevo jefe de la diplomacia chilena, que asumió sus funciones el lunes pasado con el Gobierno de Sebastián Piñera, reiteró que el tratado de 1904 que firmaron Chile y Bolivia dejó los temas fronterizos zanjados "de forma definitiva y perpetua", por lo que "nadie nos puede obligar a ceder territorio soberano".

Comparte
Síguenos en Facebook