Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Más una soflama electoral que un programa armamentístico. El Pentágono ha mostrado su escepticismo con el discurso del presidente ruso, Vladímir Putin, que alardeaba de haber desarrollado un arsenal de enorme poder destructivo y un misil de crucero “invulnerable y de alcance ilimitado”. Pasados 10 días desde la incendiaria alocución ante la Asamblea Federal, Estados Unidos considera que el potencial militar ruso sigue siendo el mismo y que lo dicho por Putin no contiene avances reales. “Nada de lo que afirmó impone un cambio en nuestro sistema de disuasión”, indicó el secretario de Defensa, el teniente general James Mattis.


El jefe del Pentágono explicó que había leído atentamente la intervención del líder ruso: “Me centré en el último tercio, porque los dos primeros trataban de asuntos domésticos”. El resultado del análisis fue “decepcionante, pero sin sorpresas”. “Mi tarea es ofrecer conclusiones estratégicas y de lo visto no hay cambios en las capacidades rusas. Los nuevos sistemas de los que habla Putin están a años de distancia y no imponen una revisión del equilibrio militar. Nada cambia excepto el dinero que quieran gastarse en algo que no alterna nada el equilibrio estratégico”, dijo el general Mattis, antes de partir de viaje a Omán.

La postura del Pentágono coincide con la expresada por los especialistas estadounidenses, para quienes el presidente ruso, en plena campaña para la reelección, habría lanzado una proclama electoralista destinada a la inflamar los instintos nacionalistas. “Putin fanfarronea; la mayoría de los sistemas presentados están en una fase temprana de desarrollo y habrá que ver si llegan a ser desplegados algún día”, dijo a este periódico Kingston Reif, experto de la Asociación de Control de Armas. “Todo esto presenta a Putin como un tipo con musculación nuclear, pero en nada altera el actual esquema de disuasión entre Rusia y EEUU”, señaló Barry Pavel, del Centro Scowcroft para Estrategia y Seguridad.

Mattis aprovechó sus palabras ante los periodistas para criticar a Rusia por su apoyo al régimen en el incumplimiento del alto el fuego decretado por el Consejo de Seguridad de la ONU. “Su socio sigue bombardeando, en el mejor de los caso, indiscriminadamente; en el peor, poniendo en la diana a hospitales”, dijo. Tampoco se le escapó advertir la “insensatez” que supondría el uso de armas químicas, un paso que en abril pasado ya derivó en el bombardeo estadounidense a una base militar siria. “El presidente Donald Trump lo dijo con mucha claridad al inicio del mandato: no va a admitir el uso de armas químicas. Y el hecho de que el presidente sirio Bachar el Asad todavía las tenga muestra que Rusia es incompetente o coopera”, advirtió Mattis.