Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El Mandatario boliviano asistió a la investidura de su homólogo chileno, Sebastián Piñera. El canciller Roberto Ampuero dijo que su país confía en los argumentos jurídicos e históricos.


El presidente boliviano, Evo Morales, llamó ayer a Chile, a donde acudió para la investidura de Sebastián Piñera, a resolver en unidad las heridas del pasado, pero defendió que su país debe contar con un acceso soberano al Pacífico, que busca a través de una demanda ante la Corte de La Haya (CIJ).

A pocos días de que comiencen en dicho tribunal los alegatos orales de la demanda que Bolivia presentó en 2013, Morales asistió en Valparaíso a la investidura de Sebastián Piñera como presidente de Chile.

La presencia del Mandatario tuvo menos relevancia que otras anteriores y solo estuvo en la ceremonia oficial, pues no asistió a una recepción que la saliente mandataria chilena, Michelle Bachelet, ofreció el sábado a las delegaciones que acudieron a la investidura, ni a un almuerzo con el que Sebastián Piñera agasajó ayer a los visitantes. 

El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, señaló a los periodistas que es importante tener en cuenta que "nosotros en relación con Bolivia tenemos una demanda presentada por ellos y que nosotros como país serio y respetuoso del derecho internacional, hemos asistido y estamos participando y defendiendo los derechos de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ)".

El canciller Ampuero sostuvo que, en ese sentido, Chile trabaja con un muy buen equipo "con los argumentos que nos da el derecho internacional y el que nos da la historia, y subrayando siempre que aquí hay algo que rige en nuestras relaciones desde hace mucho tiempo, el Tratado (suscrito) de 1904", enfatizó.

DISCULPAS En el aeropuerto de Santiago, antes de embarcarse de regreso a su país, Morales leyó una declaración en la que sostuvo que lo único que busca es encontrar una solución al encierro de su país y que la única respuesta es una salida soberana al mar, respondiendo después algunas preguntas de la prensa.

Bolivia perdió un acceso directo al Pacífico en una guerra del siglo XIX y busca que La Haya le abra el camino para recuperarla, mientras Chile defiende que todos los asuntos fronterizos quedaron resueltos en un Tratado suscrito en 1904.

"Estamos convencidos de que un acceso de esta naturaleza será un gran beneficio para nuestros pueblos. Los mares, los océanos son patrimonio de los Estados, de sus pueblos y de la humanidad. Su identidad es completa cuando todos ellos pueden, en armonía, aprovecharlo, disfrutarlo y cuidarlo. Los bolivianos también sentimos lo mismo", manifestó Morales.

Aseguró que en ningún caso quiere convertir a Bolivia en un pueblo enemigo de Chile y pidió disculpas al pueblo chileno por sus mensajes en las redes sociales. "Nunca ha sido mi intención ofenderlo ni agredirlo", aseveró.

Puso énfasis en la necesidad de "superar" las "diferencias en base al diálogo y la negociación" y sostuvo que ambos países deben "asumir la responsabilidad histórica de crear alternativas mutuamente, que permitan inaugurar una nueva era de paz".

"Nuestra responsabilidad ante la historia es inaplazable", manifestó. "Necesitamos resolver las heridas del pasado, aquellas que no buscaron nuestros pueblos, pero que las sufrieron y todavía sienten sus efectos. Necesitamos estar por sobre los intereses mezquinos que las provocaron", dijo.

Agradecimiento

Morales agradeció además la invitación al cambio de mando presidencial y señaló que "a nombre del pueblo boliviano" trae un "mensaje de fraternidad y de integración".

Fuente/Opinión