Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
AFP  / Ciudad del Vaticano
El papa Francisco aprobó la canonización del papa Pablo VI y del arzobispo salvadoreño Óscar Romero, un emblema para América Latina por su batalla por los pobres y la defensa de los derechos humanos. 

Los dos nuevos santos son figuras representativas de la Iglesia que impulsa el Papa argentino y de alguna manera han sido los referentes intelectuales y morales del primer pontífice latinoamericano, que quiere una “iglesia pobre para los pobres”, abierta al diálogo y a los cambios de la sociedad.

Los decretos fueron firmados por Francisco y en ellos se reconoce que los dos intercedieron para la realización de sendos milagros, por lo que alcanzan la llamada “gloria de los altares”. 

La canonización de Pablo VI, pontífice de 1963 a 1978, figura histórica del Concilio Vaticano II, que reformó a la iglesia, será celebrada en octubre en San Pedro, indicó recientemente el cardenal Pietro Parolin, número dos del Vaticano. 

La fecha para la canonización de Romero (1917-1980) aún no ha sido fijada y según fuentes religiosas se barajan varias posibilidades, entre ellas en enero del 2019, durante la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Panamá y a la que tiene programado asistir el papa Francisco. 

No se descarta que “San Romero de América”, como lo han llamado, sea proclamado santo en su país, en San Salvador, durante una eventual visita del papa Francisco, que hasta ahora no ha sido anunciada. 

La idea de celebrar la ceremonia en el Vaticano, donde contó con muchos enemigos que obstaculizaron por décadas su causa, divide a los latinoamericanos, que recuerdan las acusaciones y amenazas que padeció Romero por parte de los sectores más conservadores de la curia romana. 

Monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 mientras oficiaba misa, fue acusado inclusive de ser un “caudillo marxista” por su defensa de los pobres.

El futuro santo salvadoreño será venerado en los altares como un símbolo de la justicia social, un ejemplo para los católicos de todo el mundo y un llamado para comprometerse contra las injusticias. 

“Mi deseo es que Romero y Pablo VI sean santificados al mismo tiempo en la plaza de San Pedro.

Porque Pablo VI fue el papa que entendió a Romero. Sería un mensaje fuerte para el mundo”, comentó  monseñor Vincenzo Paglia.

Guerra  civil

Figura Beatificado en mayo del 2015, su asesinato el 24 de marzo de 1980 por un comando de extrema derecha marcó el comienzo de una dolorosa guerra civil en su país que duró hasta 1992 y dejó 75.000 muertos y al menos 7.000 desaparecidos. Aunque no perteneció a la corriente de la Teología de la Liberación, Romero fue un defensor de los pobres, en particular de los campesinos expulsados de sus tierras.
Festejo El Salvador conmemoró  como “día grande” anuncio de canonización de Romero; “Monseñor, estás en el corazón del pueblo”, coreaban centenares de jóvenes que hicieron una peregrinación a la capilla del hospital para enfermos de cáncer La Divina Providencia, donde Romero fue abatido.  

Fuente: Página Siete
7/TENDENCIAS/carousel