Padres de Marlene conmueven y Goni acusa a Evo y Quispe

Beatriz Layme  / La Paz
“... Y la sangre comenzó a salir como de una pila. Ella no hablaba nada, pero me miraba como una ave”. Así describió Etelvina los últimos minutos de vida de su hija Marlene Rojas Ramos, luego de recibir el impacto de una bala militar en Warisata,  en 2003.

El testimonio de Etelvina Ramos Mamani, primer testigo de la parte acusadora,  conmovió en la Corte  Federal de Fort Lauderdale, en el sur de Florida (EEUU). El relato incluso impresionó a los abogados del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y del exministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, quienes se abstuvieron de interrogarla.

Antes de ese testimonio, los abogados del exmandatario afirmaron, ante el jurado, que los responsables de los luctuosos hechos fueron el ahora presidente Evo Morales y  el exdirigente campesino Felipe Quispe, El Mallku, porque ellos organizaron los bloqueos de carreteras y el cerco a La Paz,  que impidió, en 2003, que la población se  abastezca de víveres y gasolina, según fuentes que estuvieron presentes en el segundo día del juicio civil.  

El argumento de la defensa de Sánchez de Lozada es que el conflicto de 2003 se debió a que Morales y El Mallku -que llegó a liderar el Ejército Guerrillero Túpac Katari-    impulsaron  “acciones subversivas” en contra del Gobierno, y como efecto colateral resultaron las víctimas.

Como segundo testigo  ingresó Eloy Rojas Mamani, padre de Marlene, y primo del actual ministro de Desarrollo Productivo,  Eugenio Rojas.

Quebrado y en medio de lágrimas relató que su hija, entonces de escasos ocho años, quería estudiar hasta ser profesional. “¿Por qué tú no eres profesor como tus amigos, papá?, me preguntaba Marlene, nunca pude responderle”, relató Eloy. La defensa del exmandatario   nuevamente se abstuvo de interrogar. 

Luego pasó al estrado de testigos David Golsten, de la Universidad de Arizona, quien expuso que las marchas y bloqueos en Bolivia son normales y que por lo general los conflictos se resuelven pacíficamente. Pero ese testimonio fue “anulado”,  luego de que los abogados de Sánchez de Lozada preguntaron “¿todo lo que expone tiene algo específico con Octubre?”. La respuesta fue “No”.

De acuerdo a las normas de la justicia de Estados Unidos todo lo que no viene al caso se anula.

Luego fue convocado como testigo, Roberto García Ortuño, transportista y dirigente vecinal de Sorata, quien describió la llegada de Sánchez Berzaín a la población de Sorata, el 20 de septiembre de 2003, para rescatar a turistas y desbloquear la vía que conecta a los municipios de Warisata y Sorata, en La Paz.

De acuerdo a García, el diálogo con Sánchez Berzaín transcurría sin violencia hasta que le comunicaron que no levantarían el bloqueo. Ante esa situación -dijo García-, el exministro de Defensa comunicó que por órdenes del Presidente sacaría a los turistas por las buenas o por las malas. “Indios de mierda aquí mando yo”, habría dicho Sánchez, quien antes de terminar con esa frase, recibió un golpe que le provocó un sangrado de su nariz. “Ahí ocurrió el primer enfrentamiento dejando un muerto y heridos”, relató García. 

A diferencia de los anteriores testigos, la defensa del exmandatario  sometió a García un extenso interrogatorio por considerar que en cuatro oportunidades cambió su testimonio.

El jurista Steve Raber, jefe de los abogados de Sánchez de Lozada, consultó: “¿Usted vio a Sánchez Berzaín sangrando y sobre sus rodillas?” A ello,  García respondió “Sí”.

Inmediatamente Raber replicó:  “Hace 14 años, usted dijo que vio a Sánchez Berzaín sangrando y gateando. ¿Usted cree que su memoria es ahora mejor que hace 14 años?”. 

Raber continuó con el interrogatorio: “¿Usted dijo que desde el helicóptero, en el que  trasladaban a Sánchez les dispararon con una ráfaga de metralleta”. 

La respuesta de García fue afirmativa.  El abogado argumentó:  “En su testimonio del 7 de junio del 2007, en su declaración jurada ante la Policía, no dijo ni una palabra sobre soldados disparando desde el helicóptero”.

Frente a ello, el transportista  manifestó que “por aquel entonces estábamos perseguidos y yo estaba traumado”.

Raber continuó con las preguntas “¿Se reunió con Eugenio Rojas hace un mes?  ¿El 5 febrero se reunió con Alfredo Rada?”, consultó. “Sí”, indicó García. 

Raber siguió con el interrogatorio. “¿En febrero 6 se reunió con el presidente Evo Morales?”, consultó.

“No”, respondió el testigo. 

“Pero su calendario dice que tenía reunión a las 5:00 am en palacio con Evo  Morales”, le dijo el abogado. “Nos reunimos con (José Alberto) Gringo Gonzales,  porque el Presidente tenía otras actividades... Y tengo derecho a reunirme”, replicó García, y agregó que las reuniones fueron para solicitar la construcción de carreteras para su región.

Con el testimonio de García concluyó la segunda jornada del juicio civil. Para hoy está previsto que la audiencia se instale a las nueve de la mañana.

Desarrollo del  juicio

Proceso Ayer se llevó adelante el segundo día de juicio en contra del expresidente. La parte acusadora presentó cuatro testigos. Una de las personas que declaró fue  Etelvina Ramos Mamani, madre de Marlene, la niña que murió en Warisata.    
Declaración  Informaron que los jurados no aceptaron que el Embajador David Greenlee sea testigo. Pero otra fuente señaló que fue el Departamento de Estado que no dio permiso para que el diplomático declare en la Corte  Federal de Fort Lauderdale, en el sur de Florida.



Comparte
Síguenos en Facebook