Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La Policía en Santa Cruz continúa con la búsqueda de dos presos prófugos del penal de Palmasola y decidió, junto a Régimen Penitenciario reubicar a otros 10 privados de libertad de alta peligrosidad en otros recintos carcelarios de Bolivia. Hay una serie de operativos para dar con los prófugos que se cree aún permanecen en territorio nacional.

El comandante de la Policía de Santa Cruz, coronel Alfonso Siles, informó de la situación y acciones tomadas en el penal de Palmasola, desde donde el lunes fugaron ocho presos aprovechando un motín en protesta por la decisión del Gobierno de sacar a los hijos de los internos del lugar tras un caso de violencia sexual contra una menor.

Seis fueron recapturados poco después, pero dos permanecen prófugos y son de alta peligrosidad. Uno tiene sentencia de tres años por robo agravado y portación ilegal de arma de fuego, mientras que el segundo fue condenado a 25 años de cárcel por asesinato, violación y portación ilegal de arma de fuego.

En las últimas horas, 10 internos fueron trasladados hasta celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) ante amenazas contra su seguridad. “En anteriores años eran miembros de la ‘Pesada’ de la cárcel, no tienen cabida en ningún lugar por eso estaban en el ‘Bote’ (aislados) porque no tienen cabida en ningún régimen de la cárcel”, explicó el jefe policial.

Durante esta jornada serán trasladadas a diferentes cárceles de Bolivia por su alta peligrosidad, aunque no se dio mayores detalles. Estaban aislados y a pocos metros de PC4, lugar donde se dio el motín el lunes y que fue aprovechado para la fuga de un grupo de internos, a algunos se los vio con armas de fuego.

“Gracias a ellos no hubo una fuga masiva”, reveló Siles para destacar el trabajo de la Policía tras la huida de los privados de libertad.

Lamentó los cuestionamientos a la institución y dijo que hay personas que son “mal agradecidas” con la labor de los policías que, dijo, deben arriesgar muchas veces su vida para proteger a la sociedad.

Tras el motín y la fuga, fue cambiado todo el personal policial del penal y fue reforzada la seguridad con fuerzas de élite.

La Razón Digital / Carlos Corz / La Paz