Se pone un chaleco antibalas, pide a su amigo que abra fuego contra él y muere del disparo

El asesino involuntario no sabía que la escopeta estaba cargada.

Jason Griffin, ciudadano de Houston, en Texas (EE.UU.) mató de un disparo a un amigo, después de que éste se probara un chaleco antibalas y le pidiera que abriera fuego contra él, informa ABC 13.

El incidente mortal tuvo lugar el pasado domingo durante una fiesta en el barrio de The Heights. Allí Daniel Barber se puso un chaleco antibalas y le pidió a Griffin que abriera fuego contra él. Tras dispararle el pecho, Barber gritó que le había dolido y cayó al suelo. Griffin le quitó el chaleco a su amigo y trató de ayudarle, pero al darse cuenta de que todo era en vano, el 'asesino' huyó de la fiesta, después de lo cual regresó a hablar con la Policía.

Según la novia de Griffin, él no quería matar a su amigo y no sabía que la escopeta que usó estaba cargada.

Griffin fue detenido y está acusado por homicidio involuntario, posesión ilegal de arma de fuego y delito grave por posesión de armas.

Comparte
Síguenos en Facebook