Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Menores de entre 8 y 17 años se sienten inseguras por el acoso callejero y el consumo de alcohol, según un trabajo de 3 años del programa Yo Soy Mi Primer Amor.
Tres tipos de violencia afectan al 85% de niñas y adolescentes

El 85% de las niñas y adolescentes bolivianas  son víctimas  de violencia física, psicológica o sexual, según un estudio del programa Yo Soy Mi Primer Amor. Las menores de entre  ocho y  17 años de edad consideran al acoso callejero (en Santa Cruz) y el consumo de alcohol (en La Paz) las amenazas   que  les generan temor e inseguridad.

“Hemos encontrado datos  importantes sobre la situación de violencia en la que viven nuestras niñas y adolescentes en el entorno familiar, el colegio y la comunidad. Uno es que el 85% de ellas sufren algún tipo de violencia ya sea física, psicológica  o sexual”, señaló la directora y fundadora de Yo Soy Mi Primer Amor, Maricruz Ribera.

“Algo que  llama la atención es  que en el entorno donde las niñas  deberían sentirse más seguras, el hogar,  es precisamente donde más se vulneran sus derechos”, recalcó.

Los datos son parte de un estudio de tres años, a nivel nacional, con 37.000 niñas y adolescentes que participaron en los talleres de prevención de la violencia en diferentes  municipios del país.  Además, con la temática de “nuevas masculinidades”  el programa  llegó  a 7.540  varones jóvenes y, con tópicos de prevención, a 12.750 padres y madres de familia.

El jueves pasado, Página Siete  publicó una investigación que evidenció la práctica del matrimonio precoz como una de las vulneraciones a los derechos de las niñas y adolescentes. La pobreza, la violencia y los embarazos son algunas  de las causas.   

Las formas de la violencia

Según el estudio, el 85% de las participantes manifestaron haber sido víctimas de algún tipo de violencia. Esta cifra es la suma de 35% de niñas y adolecentes que aseguraron recibir castigos corporales en su entorno familiar o en el colegio;  42% que sufrieron insultos, amenazas o chantajes en diferentes entornos;  y   8% que fueron víctimas  de agresiones sexuales. 

Los resultados señalan que el maltrato físico baja de 43% -en niñas de ocho a 10 años- a 31% en adolescentes de 15 a 17 años, mientras que la agresión psicológica sube de 40% a 46% en esos mismos rangos de edad. Es decir, que conforme las niñas crecen cambia el tipo de violencia  a la que son más vulnerables.

En cuanto a violencia sexual,  2.960 niñas y adolescentes que participaron en los talleres a nivel nacional  (8%) relataron que habían sido tocadas de  manera inapropiada o  fueron víctimas de violación al menos una vez. Esa cifra es el promedio del  9%  registrado en las menores de 13 a 14 años y del  7%, en las de ocho a 10.

“Todas esas niñas  fueron atendidas de manera inmediata  por un  equipo de profesionales. Los casos fueron remitidos a las autoridades pertinentes para sacar a las víctimas de las situaciones de  vulnerabilidad en las que se encontraban”, indicó Ribera.

Cuando la familia no protege

La Defensoría de la Niñez de La Paz atendió 8.000 casos de niñas y niños en situaciones de vulnerabilidad familiar en 2017. Las  más afectadas, las mujeres. 

“Es cierto que la edad más vulnerable es la niñez.  Sin dejar en indefensión al varón sabemos que la mujer es la más vulnerable. Nos duele  que el primer  sistema de protección, que es la familia no funcione”, dijo la directora  de la Defensoría de la Niñez, Consuelo Torres.

Situaciones de riesgo

El estudio de Yo Soy Mi Primer Amor revela al menos ocho situaciones de riesgo  con las que las niñas y adolescentes conviven a diario. El 30%  señaló que sufre violencia intrafamiliar,   el 19%  que en su hogar hay  alto consumo de alcohol  y otro 19% que está en situación de abandono.

En confianza, las muchachas también denunciaron  que  sufren acoso por parte de un familiar (13%) o   que viven en un ambiente machista (6%). Un 5% señaló tener miedo a un pariente en particular y el 1% que  sufrió por  el divorcio de sus padres. Un 7%   considera que no está expuesto a ninguna situación de vulnerabilidad en el hogar.

Acoso callejero y alcohol en vía pública causan más temor  

A nivel nacional, la delincuencia y el consumo de bebidas alcohólicas en vía pública generan mayor temor en las niñas y adolescentes. El acoso callejero también provoca inseguridad en las menores.

Según el estudio de Yo Soy Mi Primer Amor, en Santa Cruz las miradas y palabras denigrantes de desconocidos en la vía pública significan la mayor amenaza  para el 21% de niñas y adolescentes. En Beni, el acoso callejero es también el mayor factor de inseguridad para las muchachas de 13 a 17 años  (22%). 

En el occidente del país, las jovencitas consideran que una de las mayores amenazas a su seguridad es el consumo de alcohol.  

En La Paz, el 25% de las participantes entre ocho y 17 años expresaron su preocupación por el consumo de bebidas en vía pública. Esa situaciones -dijeron- les hace sentirse incómodas o acosadas. 

En  Sucre, la inseguridad que provoca en las muchachas el consumo de alcohol en las calles llega al 52% de adolescentes.

En Cochabamba la preocupación principal de las niñas es  la delincuencia. Las pequeñas de ocho a 10 años temen ser víctimas de rapto y  el 28% de las de 13 a 14, las consecuencias del alcohol.

Fuente/Página Siete

7/TENDENCIAS/carousel