Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
AFP /
Un convoy humanitario ingresó este viernes al enclave rebelde sirio de Guta Oriental, cerca de Damasco, para distribuir ayuda a los habitantes sitiados por los bombardeos, indicó la Comité Internacional de la Cruz Roja (CIRC).

Trece camiones que transportan ayuda "están en el interior" del enclave rebelde, declaró a la AFP Ingy Sedky, portavoz de la CICR en Damasco. "Nuestros equipos van a entregar la ayuda que no se distribuyó el 5 de marzo" debido a los bombardeos en la zona.

El jueves había fracasado un intento de entrega de ayuda debido a que el convoy no pudo entrar en el enclave rebelde, blanco desde el 18 de febrero de una ofensiva del régimen que, según el Observatorio Sirio de Derecho Humanos (OSDH), dejó 931 muertos.

Las entregas previstas este viernes no incluyen material médico.

Pero la portavoz del CICR mencionó "indicaciones positivas en cuanto a la posibilidad de que un convoy más importante, que incluye especialmente material médico, pueda (entregar) la semana próxima" la ayuda a este último bastión rebelde a las puertas de Damasco.

Un convoy conjunto de la ONU, el CICR y la Media Luna Roja siria había entrado el lunes en el enclave asediado, donde entregó 247 toneladas de ayuda médica y alimentos a la ciudad de Duma, la principal de la región.

Pero tuvo que acortar la entrega, debido a que la distribución se llevó a cabo "bajo los bombardeos", según la ONU.

"La ONU y sus socios no pudieron regresar a Duma dado que el (...) convoy no fue autorizado por las autoridades sirias por motivos de seguridad", había afirmado Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), en Ginebra.

Guta Oriental vivió el jueves una noche excepcionalmente tranquila, la primera desde el inicio el 27 de febrero de la ofensiva terrestre de las fuerzas del régimen que intentan reconquistar el enclave rebelde, asediado desde 2013.

Fuente: La Vanguardia