Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Dos mujeres del área rural fallecieron durante la última semana a causa de la influenza AH1N1 en el departamento de Santa Cruz, por lo que la cifra de decesos subió a siete.

Las autoridades en salud declararon alerta naranja y recomendaron reforzar los controles y filtros para evitar una mayor propagación del virus. A nivel nacional, el Ministerio de Salud reporta 180 casos positivos.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Joaquín Monasterio, informó que las dos últimas personas fallecidas son de sexo femenino. La primera, de 59 años y con la enfermedad de diabetes, presentó un cuadro de estrés respiratorio en la provincia Guarayos, por lo que fue derivada al hospital Japonés de la ciudad de Santa Cruz, donde finalmente falleció el 6 de abril.

El segundo caso se trata de una menor de 15 años que también llegó al hospital japonés proveniente del municipio de Roboré. La joven, que se encontraba con 35 semanas de embarazo, también sufrió un respiratorio grave.

“Desgraciadamente, se tuvo que inducir el parto, pero el niño nació muerto y ella falleció el 9 (de abril) con un diagnóstico de AH1N1”, dijo.

Según el Programa Nacional de Influenza, del Ministerio de Salud, en Bolivia se reportaron 180 casos de influenza hasta la semana epidemiológica 14 (10 de abril). La responsable de este Programa, Yandira Alarcón, recomendó acentuar los cuidados en los grupos de riesgo, como niños menores de cinco años y adultos que presentan síndrome de Down, cardiopatía crónica, insuficiencia renal aguda, obesidad y otros.

La mayoría de afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de tratamiento médico, pero en niños pequeños, personas mayores de edad y pacientes aquejados de otras afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones como la neumonía o puede causar la muerte, explicó Alarcón en un boletín informativo del Ministerio de Salud.

Asimismo, Monasterio recomendó extremar esfuerzos para prevenir y evitar complicaciones, puesto que las dos últimas personas fallecidas en Santa Cruz tenían defensas bajas y no soportaron la infección del virus. Agregó que a la fecha, en este departamento se registran siete decesos, seis por influenza AH1N1 y uno por influenza tipo B.

Sin embargo, mencionó que aún hay cuatro pacientes internados a causa del virus. Dos de ellos, en terapia intensiva, reciben el tratamiento. “Pido a la población responsabilidad de no desatender a una persona que esté con síntomas de gripe”, dijo Monasterio.

REPORTAN FALTA DE PERSONAL MÉDICO

El director del Sedes de Santa Cruz lamentó que la mayor parte de los casos de muerte por influenza AH1N1 se estén registrando en el área rural.

Esta situación demuestra, en su criterio, la falta de personal médico, que debe ser dotado por el Ministerio de Salud.

“Tenemos problemas en los hospitales de las provincias. No tenemos personal, no hay recursos humanos, nos faltan los ítems que nos debe dar el Gobierno”, dijo Monasterio.