Bolivia trabaja 'activamente' y de forma silenciosa en escenarios pre y post fallo de la CIJ

Hay reserva en el trabajo que hace Bolivia para enfrentar el escenario pre y post-fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), aunque ya en el mismo estrado judicial se expresó la disposición de diálogo y de trabajo para restablecer las relaciones diplomáticas. Para el coagente Sacha Llorenti no conviene “adelantarse mucho”, aunque eso no impide –dijo- un trabajo silencioso.

Los jueces internacionales empezaron el 28 de marzo, fecha en la que acabó la fase de los alegatos orales de ambos Estados, el período de deliberación para dictar la sentencia que no se conoce con exactitud cuándo será emitida, aunque calculan que será en este año. Ya hay un trabajo para ver los escenarios para este tiempo y el post-fallo.

“Hay que ver los escenarios pre y post fallo, el presidente Evo Morales lo está haciendo, lo que va a pasar de aquí hasta el fallo y lo que va a pasar después del fallo…Por supuesto que se está trabajando activamente en ese tema, muchas de las cosas es mejor no decirles públicamente y trabajarlas”, explicó en una entrevista con la red Cadena A.

PUBLICIDAD

Bolivia espera un fallo favorable en la demanda que exige se obligue a Chile cumplir con sus compromisos hechos a lo largo de la historia de negociar una salida soberana al Pacífico, que arrebató tras la invasión y posterior guerra de 1879. Esa exigencia tiene como base jurídica, según lo expuesto en el Palacio de la Paz de la corte, compromisos unilaterales, acuerdos y la práctica diplomática.

Aunque evitó ahondar en detalles sobre el curso del trabajo para enfrentar esta nueva etapa, Llorenti recordó que en los propios estrados judiciales se envió el mensaje de la disposición boliviana de crear las condiciones para restablecer las relaciones diplomáticas, de trabajar en propuestas concretas de negociación, una relación ganador-ganador y cumplimiento de los compromisos históricos de negociación.

La administración de Sebastián Piñera mantiene invariable su posición de no ceder ni un milímetro de soberanía y de respeto al Tratado de 1904, aunque Bolivia aclaró en reiteradas ocasiones en los alegatos orales que la demanda no toca ese tratado bilateral que fijó los límites entre ambos países.

Para Llorenti, quien también es embajador en Naciones Unidas, el fallo será favorable a Bolivia por todo lo expuesto y lo que resta es esperar los alcances.

“Queda todavía un camino por recorrer, pero se ha trabajado de manera seria, consistente, profesional y de manera unida…Ahora nos queda esperar ese fallo, que nosotros estamos seguros va a iniciar una nueva etapa de relación entre Bolivia y Chile”, sostuvo el diplomática, que también forma parte del equipo jurídico de la demanda marítima.

Publicidad

Comparte
Síguenos en Facebook