Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Página Siete / La Paz
En 12 años, el gobierno del presidente Evo Morales compró un satélite, aviones, helicópteros y adjudicó millonarios contratos a empresas de la República Popular de China. El monto, según un recuento, superan los 4.500 millones de dólares.

Entre los proyectos adjudicados a las firmas de ese país están el satélite Túpac Katari. En marzo de 2011, la empresa china Great Wall Industry Corporation comenzó la construcción del aparato, que fue puesto en órbita el 20 diciembre de 2013. Tiene un costo de cerca de 300 millones de dólares.

Entre otros proyectos está la instalación y puesta en marcha del Ingenio Azucarero en San Buenaventura y la planta piloto de baterías de litio. A ello se debe agregar la compra de seis helicópteros y aviones chinos para las Fuerzas Armadas del país (ver infografía).

Las empresas chinas también concentraron los principales proyectos de construcción de carreteras.

Es el caso de Sinohydro Corporation Limited, que se adjudicó la construcción de la doble vía El Sillar, el tramo vial Ivirgarzama-Ichilo y Padilla-El Salto.

La pasada semana, el vicepresidente Álvaro García Linera afirmó que “ser de derecha es comprar mochilas de China, ser de izquierda es hacer mochilas en Sacaba”.

De esa forma, la autoridad criticó la compra de mochilas presuntamente con sobreprecio que realizó José María Leyes, alcalde de Cercado, departamento de Cochabamba.

El último proyecto que adjudicó el Gobierno se registró la primera semana de abril. Morales dio paso al proyecto siderúrgico del Mutún, en Puerto Suárez, Santa Cruz, con un financiamiento chino de 466 millones de dólares.

El Jefe de Estado promulgó el 3 de abril la ley que aprueba el convenio de crédito preferencial entre el Banco de Importaciones y Exportaciones de China (Eximbank) y Bolivia, para financiar el emprendimiento.

En octubre de 2015, García Linera concretó un crédito de 7.000 millones de dólares de la República Popular de China.

El Vicepresidente en el programa Esta casa no es hotel, de la red televisiva ATB, informó que será el Gobierno el que elija a las empresas chinas que construirán las obras que se financien con el millonario crédito proveniente del país asiático.

Las posturas 

El jefe de bancada del MAS, el diputado David Ramos, sostuvo que las contrataciones de empresas chinas están en el marco de lo que establece la ley, y aclaro que si la oposición tiene laguna observación sobre algún proyecto, que “presente su denuncia ante el Ministerio Público” como corresponde.

“Lo que hace el Estado boliviano es cumplir el ordenamiento jurídico, existen mecanismos para las licitaciones. El Estado también tiene la facultad de hacer contrataciones directas, no sólo se contrata a empresas chinas también existen otras”, afirmó Ramos.

Por su lado, el senador de oposición Yerko Núñez manifestó que el Gobierno “maneja un doble discurso” y esa situación no debe extrañar a nadie.

“No debe sorprender el doble discurso del Gobierno, que por un lado critica y por el otro otorga beneficios y privilegios a las firmas chinas”, indicó el legislador de oposición.

Los grandes conglomerados del país asiático ejecutan en Bolivia más de 3.000 millones de dólares en diversos proyectos.

Los contratos 
Compañías Entre las principales empresas chinas en Bolivia en sectores económicos importantes están: Sinohydro, Sinosteel, Sinopec, China International Water and Electric Corp (CWE), CAMC Engineering, China Railway, Vicstar Shenzhen y China Harzone.
Observaciones Algunas empresas, como Sinohydro y China CAMC Engineering, enfrentaron problemas por incumplimiento de contratos y conflictos laborales.
Denuncia Las firma china Sinohydro fue denunciada por presunto maltrato y discriminación a los obreros bolivianos.

Punto de vista

Julio linares Economista

Hay firmas chinas de primer nivel y de menor calidad 

Es la corriente de nuestro Gobierno la doble moral con la que actúa, criticando a quien no es parte de su estructura y elogiando a sus afines a pesar de sus vínculos con la oposición.

El Gobierno trabaja mucho con las empresas chinas. China se ha vuelto una potencia mundial y quiere sobretodo una industria muy grande ofreciendo costos baratos para países como el nuestro.

Como en todo país hay diferentes niveles de empresas, con seguridad que hay compañías chinas que son de primer nivel y otras que son de menor calidad en sus productos y en el precio.

Ahora, lo que está pasando es que nuestro país no tiene las posibilidades económicas que tienen otros, no sólo el sector público sino también el sector privado de adquirir productos chinos que puedan adecuarse al presupuesto que tenemos.

En muchos casos se adquiere productos que no son de la mejor calidad, pero ofrecen un precio accesible a nuestra economía.

En este caso compramos de un país que tiene grandes industrias y que varias de ellas se acomodan a nuestro presupuesto, no vemos el tema de calidad sino el mejor precio.

Las empresas que han llegado a Bolivia son las que han encontrado un mercado en el que pueden ganar dinero porque hay un incremento en la inversión pública. Ahora no sabemos si es la mejor industria que ha llegado, pero seguramente son empresas que se están acomodando a nuestro presupuesto y todo esto mezclado con el acuerdo político nacional.


7/TENDENCIAS/carousel