Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
A un año y cinco meses del accidente aéreo que dejó 71 fallecidos, la Aeronáutica Civil de Colombia entregó este viernes su informe final de investigación, en el cual se sostiene que la causa del siniestro fue la falta de combustible del avión de LaMia, provocada por la decisiones de la misma empresa.  

“El accidente se provoca por el agotamiento del combustible del avión, como consecuencia de una inapropiada gestión de riesgos de la empresa LaMia”, dijo en conferencia de prensa, Miguel Camacho de la Aeronáutica Civil de Colombia.     

El accidente ocurrió el 28 de noviembre de 2016, en el Cerro Gordo, cerca al aeropuerto de Medellín,cuando el avión LaMia trasladaba al equipo de futbol Chapecoense. La investigación se realizó en vinculo con autoridades e instituciones de cinco países (Colombia, Bolivia, Brasil, Estados Unidos e Inglaterra). 

Según el informe, el avión tenía un déficit de 2.303 kgs de combustible, ya que para recorrer la ruta Santa Cruz-Rionegro, se exigía una cantidad mínima de combustible de 11.603 kgs y esta aeronave sólo contaba con 9.300 kgs.

Camacho señaló que la tripulación era consciente de la falta de combustible, y que incluso en las grabaciones de la cabina se puede escuchar que se conversaban si les alcanzaría para llegar a sus destino. Sin embargo, decidieron seguir el vuelo, y no aterrizar en un aeropuerto intermedio.

Otra de las conclusiones del informe que llama la atención es que determina que la empresa boliviana LaMia tenía deficiencias organizacionales, una difícil situación económica, inconvenientes en la dotación de cargos y problemas en su sistema de gestión de seguridad operacional.

El funcionario colombiano cuestionó que la empresa haya dejado a su tripulación tomar las decisiones sobre el vuelo, sin la asistencia de un operador en suelo. 

Como causas del accidente, se identificó el inapropiado planeamiento de vuelo con el incumplimiento en el combustible, inadecuadas decisiones por la falta de gestión de seguridad, la determinación de la tripulación de seguir adelante y, la causa directa, el pagado de los motores por la falta de combustible.

Explicó que antes la empresa había logrado un vuelo directo de Medellín a Santa Cruz, pero a su criterio tuvo suerte entonces.  

Respecto a la autorización del vuelo desde Santa Cruz a Rionegro, por parte de la autoridad boliviana, Camacho comentó que la encargada en Santa Cruz había observado el plan de vuelo, pero la empresa insistió y se los aprobaron.

En el informe también se hacen recomendaciones a la autoridad aeronáutica de Bolivia. Camacho señaló que entre las sugerencias está revisar las políticas y procedimientos de vigilancia aéreos. Comentó que no se puede poner un inspector en cada vuelo, pero sí mejorar los controles.

7/TENDENCIAS/carousel